Buenos Aires, 13/12/2017, edición Nº 1855

Villa del Parque: la Ciudad propone cerrar el paso a nivel de Cuenca

En reemplazo del túnel que pensaban construir, planean anular de manera definitiva el cruce vehicular y darle solo conectividad con un paso peatonal. Los detalles.

(CABA) En reemplazo del túnel que pensaba construir sobre Cuenca y las vías del ferrocarril San Martín, ahora el Gobierno de la Ciudad propone cerrar definitivamente el cruce vehicular Norte – Sur y dejar solo un paso peatonal subterráneo. Más de 1.000 comercios están nucleados en el centro comercial y de una u otra manera se verán afectados por la intervención.

Voceros de Villa del Parque difundieron un comunicado donde explicaron que el pasado 16 de noviembre una delegación muy representativa de los diferentes actores de la comunidad se reunió con parte del equipo técnico de la Secretaría de Transporte del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte porteño.

Por el lado de la comunicad estaban reflejados los diferentes sectores: empresarial, social y político, ya que asistieron vecinos, dirigentes de organizaciones sociales y de las cámaras empresariales de Villa del Parque y Devoto, titulares de locales, martilleros, ejecutivos de algunos de los grupos empresarios más importantes de Villa del Parque como así también una juntista de la Comuna 11 y periodistas de medios barriales.

El Ingeniero Martín habló en nombre del equipo técnico de la secretaría de Transporte. Comenzó la charla comentando que el Gobierno de la Ciudad entendió la problemática que plantearon las fuerzas vivas y autoridades de la Comuna 11 respecto a la afectación negativa que produciría un Paso bajo Nivel (PbN) sobre la calle Cuenca a la altura del cruce con el ferrocarril San Martín, punto neurálgico del centro comercial de Villa del Parque, el más importante de la región y uno de los más desarrollados de la ciudad por el volumen de empresas allí radicadas. Por eso, están estudiando otras alternativas.

Antes de referirse al proyecto en sí aclaró que estos estudios son preliminares y sujetos a modificaciones. Agregó que en el corto plazo no están previstas obras sobre Cuenca porque el Gobierno piensa avanzar primero sobre otros cruces ferroviarios.

Yendo a la propuesta, expresó: “Vimos que el túnel de autos no era una buena opción. Vimos que la mejor opción para garantizar la conectividad entre las obras de los pasos bajo nivel es darle (a Cuenca) una conexión peatonal que tendrá una parte por escaleras y una parte de rampas”.

Para pasarlo en limpio, el plan gubernamental es no hacer el PbN en la calle Cuenca, anular de manera definitiva el cruce vehicular (Norte-Sur) y darle solo conectividad con un paso peatonal subterráneo. En virtud de ello el ingeniero agregó: “estamos viendo cómo vamos a reemplazar los pasos que se cierran, tenemos que ver por donde desviaremos el tránsito”.

Tras escuchar esta iniciativa cada uno de los presentes expresó diferentes posiciones y puntos de vista que hacían a una mirada de conjunto.
En primer lugar se le agradeció a los técnicos la posibilidad de mantener un diálogo porque hay una necesidad por parte de la población de tener información fidedigna de cuál va a ser en definitiva el proyecto, teniendo en cuanta que hay decisiones empresariales que necesitan determinada previsibilidad no solo a 2, 3 o 4 años vista sino una mirada de más largo plazo en función de inversiones proyectadas medidas en más de una decena de millones de dólares. Al respecto, el ejecutivo de un grupo empresario local hizo referencia que hace menos de dos meses un alto funcionario de un organismo estatal de alcance nacional le aseguró que sobre Cuenca se iba a mantener el estatu quo actual, con fluidez de tráfico vehicular y no iba a haber interrupción del centro comercial, todo lo contrario de lo que se estaba hablando en la mesa.

Por lo dicho, se remarcó que es imperioso que la comunidad pueda seguir el proyecto de cerca y ver como se compatibilizan los intereses de los diferentes actores sociales porque las inversiones privadas necesitan dar a sus emprendimientos previsibilidad y seguridad jurídica o tener la alternativa de desistir de determinados negocios cuando estos se transforman en inviables en virtud de las obras públicas planificadas.

A lo largo de la charla los diferentes interlocutores enfatizaron en que es necesario tener una mirada integral de este tramo de la traza de la línea ferroviaria que va desde el puente de Av. San Martín hasta la Av. Gral. Paz donde el gobierno tiene prevista la realización de al menos once/doce túneles. Desde la comunidad se están proponiendo alternativas superadoras como que el tren corra en trinchera o la continuación del viaducto ferroviario en altura que ya se está construyendo entre Palermo y Paternal.

Las virtudes de estas alternativas superadoras, sobre todo la trinchera, serían las siguientes:

a) Se abrirían todas las calles con total conectividad para vehículos y peatones,
b) Las vías no dividirían más a los barrios;
c) Habría seguridad vial con la desaparición de todas las barreras a nivel;
d) Se agilizaría el tránsito vehicular gracias a una mejor distribución;
e) El tren podría aumentar su frecuencia ferroviaria por la eliminación de todas las interferencias;
f) Se disminuiría el impacto que produce el ruido del tren;
g) Se ganarían alrededor de 25 ha que podrían ser destinadas a espacios verdes para recreación y deporte, viviendas, escuelas, oficinas públicas, estacionamientos, etc;
h) Se valoraría aún más la zona y aumentaría el valor patrimonial de las propiedades de toda la región;
i) Se mejoraría la calidad de vida para los vecinos;
j) Se incrementarían las oportunidades de negocios.
En definitiva, la opción de la trinchera ferroviaria es ganar-ganar, nadie pierde, todos ganan.

Finalmente, en virtud que el proyecto de los once/doce túneles a construir en la Comuna 11 sobre la traza del ferrocarril San Martín entre las calles Empedrado y Av. Gral. Paz forman parte de la Red de Expresos Regionales (R.E.R.), un mega plan que el Gobierno Nacional está llevando adelante conjuntamente con la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, los miembros de la comunidad presentes en la reunión solicitaron a los técnicos que eleven a las autoridades el pedido de participar en una mesa de diálogo tripartita donde estén presentes la Nación, la Ciudad y la comunidad para que se lleve adelante el mejor proyecto para la zona, que implique verdadero progreso y promueva el desarrollo de la mano de la inversión privada.

Tras lo que expusieron los representantes de la comunidad, el equipo técnico del gobierno admitió que “urbanísticamente la trinchera sería lo ideal”, pero aclararon que esto escapa a su esfera y son decisiones políticas que deben tomar las autoridades.

Hay que tener presente que la Ciudad y la Nación vienen llevando adelante obras de envergadura como son la construcción en simultáneo de tres viaductos ferroviarios en altura (en las líneas San Martín, Mitre y Belgrano Sur), el Paseo del Bajo (trinchera vehicular abierta), y todas las obras de la R.E.R. que supone una inversión total de U$S16.000 millones, con lo cual y en este contexto, los 5 kilómetros de trinchera ferroviaria a cielo abierto o continuación del viaducto ferroviario en altura a construir en la Comuna 11 (Villa del Parque y Devoto) parecería una obra que desde el punto de vista económico y técnico no sería dificultosa de concretar, teniendo en cuenta además que todos los proyectos en marcha (inclusive los túneles) se están haciendo a partir de créditos internacionales que los hacen viables.

La respuesta y la decisión está en manos de las más altas autoridades de la Ciudad y la Nación y cuánto ellos ponderen la importancia de Villa del Parque y Devoto, barrios que desde sus albores se desarrollaron de la mano de la iniciativa privada, con una población y empresas que hace un aporte impositivo sustantivo al erario público y que merecen, como todos los barrios, que se les hagan las mejores obras. NR

Comentarios

Ingresa tu comentario