Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

Villa del Parque: detuvieron al hombre golpeador que dejó en coma a Lorena

La lucha de una madre durante 24 días El caso fue en Villa del Parque. La víctima despertó después de ocho días y ahora se recupera en el Santojanni. (CABA) Guillermo Pablo Grasso caminaba por las calles de Liniers cuando fue detenido. Hace 24 días había golpeado a Lorena –su pareja desde hace 8 años– hasta dejarla en coma. No era la primera vez que lo hacía: ya le había...

La lucha de una madre durante 24 días El caso fue en Villa del Parque. La víctima despertó después de ocho días y ahora se recupera en el Santojanni.

villadel parque
(CABA) Guillermo Pablo Grasso caminaba por las calles de Liniers cuando fue detenido. Hace 24 días había golpeado a Lorena –su pareja desde hace 8 años– hasta dejarla en coma. No era la primera vez que lo hacía: ya le había roto dos costillas y le había bajado cuatro dientes a las trompadas. También había golpeado a la mamá y a la hermana de Lorena. Pero hasta el martes, cuando fue detenido por la Policía, seguía caminando por la calle sin demasiado de qué arrepentirse. Fue la campaña pública que hicieron los familiares de la víctima y la difusión que tuvo el caso lo que desencadenó la detención.

Silvia, la madre de Lorena, contó ayer a Clarín estos días de angustia, entre las visitas a su hija en el hospital y todo lo que se movilizó la familia para que el caso no quedara impune. “Este tipo enfermó a mi hija y estaba destruyendo toda mi familia. Por suerte ahora lo agarraron y vamos a ver qué pasa con la Justicia. No queremos que salga, porque no sabemos de lo que es capaz”, dijo ayer Silvia.

Según trascendió, el agresor estuvo preso por un robo a un taxi y en el barrio era conocido porque vendía drogas. Lorena había sido agredida pero nunca lo había denunciado por violencia de género. “Lo denunciamos nosotros pero ella nunca iba a corroborar la denuncia. Entonces no pasaba nada”, dijeron ayer sus familiares.

Lorena fue internada el 20 de julio en el Hospital Piñeiro y tres días después fue derivada al Santojanni. Estuvo ocho días en coma y ahora pasó a una terapia intensiva, pero todavía no están claras las secuelas de la seguidilla de golpes. En su cara y en su cabeza están las cicatrices de la última golpiza, pero también cicatrices de golpes anteriores. “Este tipo la mandó al hospital siete veces, pero ella no quería hacer la denuncia. Estaba amenazada”, dice Diego, la ex pareja, con quien Lorena tiene una hija.

La familia pegó carteles en la puerta del Santojanni denunciando al agresor, y también lanzó una campaña por las redes sociales. Y también organizó una marcha desde el hospital hasta la comisaria 42, en donde habían radicado la denuncia luego de la golpiza que dejó a Lorena internada. Reclamaron que Grasso sea detenido y fue lo que ocurrió. Hoy Grasso sigue detenido en esa misma comisaría.

“Hace tres semanas me atacó a mí. Me pegó en la cabeza, en la nariz y en la boca, y me quiso ahorcar. Mi mamá me quiso defender con un zapato porque ella no se puede ni mover, pero por suerte yo pude salir corriendo”, dijo Verónica, hermana de Lorena.

El agresor es letrista y dibujante, y conoció a Lorena, también dibujante y profesora de inglés, en un taller. Vivieron juntos en Merlo pero después se fueron a vivir a la casa de la madre, en Villa del Parque. “Mi hija siempre tenía un moretón en la cara. Yo le preguntaba qué le había pasado y ella me respondía con evasivas, me decía cualquier cosa. Ojalá que este tipo vaya preso, ojalá que haya sido la última vez que lo vimos”, dice Silvia, aferrada a la esperanza de que la pesadilla familiar esté cerca del final.

Comentarios

Ingresa tu comentario