Buenos Aires, 24/08/2017, edición Nº 2083

Vidal y Macri analizaron el impacto que puede tener la postulación de Cristina en la provincia

Del encuentro en la quinta de Olivos también participaron Peña, Rodríguez Larreta y Durán Barba. Le restan chances a Massa.

(PBA) ¿Conviene o no Cristina como candidata? El interrogante, aun sin respuesta categórica, cruzó la charla que este lunes, temprano, Mauricio Macri compartió en la quinta de Olivos con la mesa chica del PRO.

De ese scrum, macrismo en estado puro, participaron María Eugenia Vidal -regresada de sus vacaciones en México, Marcos Peña, Horacio Rodriguez Larreta y el consultor Jaime Durán Barba.

Fue, según supo Clarín, una sentada de análisis electoral -el primero del año- donde, entre otros ítem, se discutió el impacto que puede tener la postulación de Cristina de Kirchner en la provincia.

Como en un ejercicio de ensayo error, las mediciones y los focus group que consume la primera línea del gobierno, contemplan un menú de alternativas: si Massa juega o no, si Cristina va por provincia o en el sur -o no se anota-, si el PJ arma se unifica o se atomiza.

Entre números e informes -Macri elogia los estudios del consultor español, Roberto Zapata- revisaron distintos escenarios. “Proyecciones optimistas” sobre el año electoral con “índices que van mejorando”, contó un operador a Clarín.

En el ring nacional, solo aparecen dos dirigentes: Macri y Cristina de Kirchner. Sergio Massa, según lo que se conversó en Olivos, se viene diluyendo y su protagonismo es “lateral”. Para el tigrense, se analizó en la mesa, diciembre fue un mes catastrófico en que registró una caída fuerte producto de la discusión por Ganancias y su acuerdo con el kirchnerismo.

Con Massa desdibujado, se consolida la polarización. Según los datos del PRO, la ex presidente tiene 47% de imagen positiva en la provincia y un núcleo duro de 20/22 puntos -“fanáticos”, detallaron- que la convierte en una candidata de “posibles 30 puntos”. Creció a lo largo de 2016 a pesar de que fue un año durísimo, con escándalos en el planeta K. Así y todo, no queda claro si conviene como candidata o no.

Así y todo, hay una presunción general en el PRO -con cuotas de deseo- que indica que Cristina no competirá este año y que el PJ/FpV tampoco logrará unificar boletas. Quizá sea un sueño húmedo de los campañólogos pero late la idea de que podría haber una boleta PJ y otra del kirchnerismo puro. Divide y reinarás.

Vidal no lo dice, ni lo dirá, pero en La Plata si pueden elegir, ponen a Elisa Carrió en Capital. Deslizan, a la vez, que los achaques de salud de la diputada podrían ser un problema en una campaña provincial. Suman datos: Carrió aparece más fuerte en Capital que en territorio bonaerense, a la vez que Vidal se consolida como la figura más potente y con más proyección del PRO.

Con o sin Cristina ¿el PRO/Cambiemos debe poner el apellido Macri en la boleta? La pregunta no es ociosa ya que Jorge Macri está en campaña de instalación para ser candidato a senador. El macrismo insiste, sin fisuras -al menos de esos cinco pero hay otros, como Emilio Monzó, que marca diferencias- en la tesis del “equipo”, construcción política y electoral que Peña y Durán Barba dicen que pasó dos pruebas de fuego: la PASO que Larreta le ganó a Gabriela Michetti en la ciudad y los 30% que en agosto de 2015 sacó Vidal en la provincia de Buenos Aires. “El candidato es el equipo” es la definición que remite a aquella frase K que rezaba “el candidato es el proyecto”.

Datos anexos al margen de los nombres: las denuncias de corrupción no hacer mella ni en el oficialismo ni en la oposición, y la expectativa económica se mantiene sólida, lo que refuerza la teoría del equipo PRO. NR


Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario