Vidal mueve las fichas en el gabinete de cara a la campaña...

Vidal mueve las fichas en el gabinete de cara a la campaña 2017

(PBA) María Eugenia Vidal alista sus ministros en busca de mejor disposición política para la elección 2017. Vuelve a crear la jefatura de Gabinete, que estará encabezada por Federico Salvai –quien deja el Ministerio de Gobierno- y prevé el enroque de Joaquín de la Torre desde Producción al puesto que deja vacante Salvai.

El movimiento se completa con Roberto Gigante como ministro de Infraestructura y Obras Públicas, en reemplazo de Edgardo Cenzón, de alejamiento anunciado por cuestiones personales. Gigante ocupaba la cartera de Coordinación Pública, que será suprimida del organigrama provincial.

Para ello, el martes próximo ingresará el proyecto de reforma de la Ley de Ministerios al parlamento bonaerense. Será un trámite de celeridad legislativa, mientras se discute el Presupuesto en comisiones.

¿Por qué Vidal decidió los retoques? Hay un disparador con la salida de Cenzón, de alta calificación gestionaría aún reconocida por la oposición. Infraestructura es un área clave: el año próximo manejará partidas por 26.000 millones de pesos en obras.

Una corrida del subsecretario de Infraestructura Hidráúlica, Rodrigo Vildosa, segundo de Cenzón, habría cerrado la formalidad. El fin de semana el subsecretario había acompañado a la gobernadora hasta Washington para la firma de un préstamo del Banco Mundial por 380 millones de dólares destinados a la cuenca del río Salado. Su nombre estaba en el bolillero.

Pero Vidal prefirió levantar el perfil del funcionario entrante y optó por Gigante, ex miembro de la secretaría de Hacienda de Mauricio Macri en la Ciudad Autónoma.

Corresponde a parte de la estrategia de Vidal, que tiene previsto ponerle el cuerpo a la campaña electoral del año que viene. No se agota en ese cambio. Salvai en la jefatura de Gabinete representa una promoción política. Es su colaborador más directo. Se encargará de las relaciones con los ministerios y la Legislatura. Hace tándem con Gigante. Ambos serán los encargados de articular con los intendentes en materia de obra pública. Es la apuesta de Mauricio Macri en la Provincia para despertar la morosidad del despegue económico.

Vidal ya tiene todas las carpetas de prioridades y los presupuestos que deja Cenzón. Los jefes municipales están en el radar oficial como garantía de “gobernabilidad”. Incluido el medio centenar de peronistas, en sus variantes “Patria, Fenix, Esmeralda y Establo””. También la docena de renovadores massistas.

El refuerzo de este esquema llega con De la Torre en Gobierno. Con muchos de ellos hizo recorrido partidario. Su último paso fue por el massismo. En su momento, cuando asumió en Producción, explicó a Clarín que representaba “la pata peronista” en el gobierno bonaerense. Desde su nueva plataforma intentará ampliar las bases de sustentación de Vidal.

Algunos intendentes como Hernán Bertellys (Azul); Jaime Méndez (San Miguel); Carlos Berterret (Coronel Pringles) e Ismael Passaglia (San Nicolás) ya firmaron el pase al oficialismo bonaerense, atraídos por la buena imagen de la gobernadora.

Es la frontera. No habrá estampida. No obstante, De la Torre será el encargado de la “buena vecindad” con todos los jefes comunales y llegado el momento intentará más aportes distritales a la coalición Cambiemos.

S.C.