Buenos Aires, 22/10/2017, edición Nº 1803

Vidal, la gran ganadora: “no volvamos para atrás”

La gobernadora bonaerense, que se había puesto la campaña al hombro, festejó la elección de Cambiemos en la provincia y buscó captar a los votantes de Massa.

(PBA) En una jornada que todo el macrismo consideró histórica, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, fue la gran ganadora por ser la principal artífice de una de las mayores satisfacciones del frente Cambiemos, que esta madrugada peleaba voto a voto la elección en la provincia de Buenos Aires con la ex presidenta Cristina Kirchner, de Unidad Ciudadana, en el distrito más importante del país.

Vidal no tuvo tiempo para las emociones, más allá de que lagrimeó y se abrazó con el presidente Mauricio Macri y con todos los dirigentes al llegar al búnker de Cambiemos, empezando por su jefe de gabinete y jefe de campaña, Federico Salvai.

En su discurso, mientras Cambiemos sumaba triunfos en varias provincias, la gobernadora aprovechó para comenzar la campaña rumbo a las elecciones del 22 de octubre y se dirigió a captar el voto de los indecisos y a los que votaron por otras fuerzas.

Con la voz quebrada, exclamó: “Si todavía no creés, tenés dudas, yo te digo: no volvamos para atrás, no nos perdamos la oportunidad de un cambio desde los cimientos y para siempre, que ya empezamos juntos a construir”. Y agregó: “Estamos acá para no resignarnos nunca más”.

Le siguió una ovación en el auditorio del complejo Costa Salguero y el estribillo dirigido al kirchnerismo: “No vuelven más, no vuelven más”. En Cambiemos se vivía anoche la sensación de que es posible derrotar a Cristina Kirchner y que ello repercutirá en la economía y en la política. El triunfo en varios distritos del país fue tomado como el triunfo de un plebiscito entre Macri y Cristina Kirchner.

Todos los dirigentes consideraron por lo bajo que la intervención de Vidal en la campaña del mayor distrito del país fue la clave de la fuerte paridad con el kirchnerismo que mostraron los candidatos a senador, encabezados por Esteban Bullrich, y de diputados, liderados por Graciela Ocaña.

En las encuestas previas, el gobierno de Mauricio Macri tenía una diferencia en favor de Cristina Kirchner, pero a la vez detectaba un voto vergonzante y muchos indecisos, casi del 9 por ciento. Ese factor animó a Vidal a comenzar ayer mismo la campaña para dar vuelta más votos indecisos y otros del massismo.

“La esperanza es imparable, juntos es posible, yo no te dejo solo, vos no nos dejes solos, juntos es posible”, dijo emocionada Vidal, apelando a los valores positivos que dicta la campaña de cambiemos: esperanza, juntos, equipo.

Luego de nombrar a todos los candidatos, la gobernadora también tuvo espacio para atacar al kirchnerismo, al peronismo, y para seguir polarizando el voto, hurgando entre los votantes de Massa, que anoche quedó debilitado.

Durante más de 25 años te bancaste el maltrato y la indiferencia, ¿cómo no vas a apostar a una nueva oportunidad?“, interrogó la gobernadora, con el traje de candidata. “Son los mismos que te dijeron que no podían hacerte las rutas, las cloacas y el agua, son los mismos que no podían montar una oficina en el barrio más pobre y vos hoy ves las máquinas trabajando”, agregó, buscando el contraste entre el cambio y el pasado con vistas a la contienda de octubre. NR


Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario