Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Vendetta narco deja cinco muertos en Bajo Flores

El hecho ocurrió el viernes pero recién trascendió el día de ayer. Dos sicarios acribillaron a balazos a cinco personas en la villa 1-11-14. Tres de las víctimas son de nacionalidad paraguaya y dos de ellos tenían antecedentes por drogas. (CABA) Cinco hombres fueron acribillados a balazos por dos sicarios en un pool de la Villa 1-11-14, del Bajo Flores. El hecho ocurrió el viernes a la madrugada aunque recién...

El hecho ocurrió el viernes pero recién trascendió el día de ayer. Dos sicarios acribillaron a balazos a cinco personas en la villa 1-11-14. Tres de las víctimas son de nacionalidad paraguaya y dos de ellos tenían antecedentes por drogas.

ba9

(CABA) Cinco hombres fueron acribillados a balazos por dos sicarios en un pool de la Villa 1-11-14, del Bajo Flores. El hecho ocurrió el viernes a la madrugada aunque recién trascendió ayer. Las víctimas son los dos dueños del lugar, de nacionalidad argentina, y tres ciudadanos paraguayos, dos de ellos con antecedentes por drogas.

“Sabemos que los dos sospechosos fueron directamente a matarlos. Por ahora, la información que manejamos no es muy precisa. No sabemos qué relación tenían las víctimas entre sí, o si alguno de los hombres recibió un balazo por estar en el lugar y en el momento equivocados”, detalló uno de los investigadores consultados.

Las víctimas fueron identificadas como Hugo Herrera, de 43 años; José Daniel López, de 21, ambos argentinos; y los paraguayos Amado Benítez Fernández, de 47; Miño Altagracia Ferreira, de 50; y Rodolfo Martínez Jara, de 52.
Desde la Policía Federal se limitaron a confirmar que recibieron la información del quíntuple crimen en tres partes distintos. Es que algunas de las víctimas quedaron tendidas en el lugar mientras que las otras fueron trasladadas a diferentes hospitales de la zona. Voceros policiales también indicaron que los hombres masacrados “habían ingerido mucho alcohol”.

Fuentes de la Fiscalía descentralizada de Pompeya señalaron que los agresores utilizaron dos pistolas calibre 9 milímetros. Los funcionarios del Ministerio Público Fiscal estuvieron presentes en el lugar del hecho para tratar de establecer cómo sucedió todo y ordenaron a los peritos la realización de estudios balísticos y planimétricos para recabar datos sobre la mecánica del ataque.

“Es un trabajo muy minucioso en un sitio donde las fuentes no suelen animarse a hablar. Además, la escena fue modificada por la misma gente que entró y salió del lugar”, agregaron los voceros.

Uno de los vecinos detalló a Tiempo Argentino que la masacre ocurrió en un bar de “la zona de Perito Moreno y Rivera Indarte”.

El hombre agregó: “No escuché ningún tiroteo, pero cuando me asomé vi a un vecino que llevaba en una de sus camionetas a una de las personas heridas al hospital, creo que iban en dirección al Piñeyro.”
“Gendarmería llegó rápido, porque el puesto está ubicado a la vuelta y se ocuparon de hacer las pericias científicas”, explicó el vecino.

Una fuente judicial le dijo a este diario que “la hipótesis más firme es que el quíntuple homicidio haya estado motivado por cuestiones de narcotráfico” y destacó que “la masacre ocurrió en una zona predominada por la comunidad paraguaya y que estaba al margen de las disputas territoriales por la compra y venta de drogas”.

Como se sabe, la Villa 1-11-14 es uno de los puntos clave por donde pasa la droga que ingresa en la Ciudad de Buenos Aires. La última vez que alguno de los grupos narcos intentó tomar el control del lugar se desató una silenciosa guerra por los espacios que trascendió recién en 2005 con “La masacre del Señor de los Milagros”, donde se impuso el poder del peruano Marco Antonio Estrada González, quien cayó detenido al año siguiente en Paraguay tras robar una avioneta y cruzar la frontera.

Fuente consultada: Infonews

Comentarios

Ingresa tu comentario