Buenos Aires, 17/11/2017, edición Nº 1829

Vecinos y urbanistas no quieren que San Lorenzo vuelva a Boedo

Para los hinchas es la bandera más importante, pero la idea de volver a poner una cancha en medio de una zona urbana no les cierra a todos.

Por Pablo Novillo

(CABA) Es una reivindicación, una cuestión de identidad. Para los hinchas de San Lorenzo, la vuelta a Boedo es la bandera más importante. Pero el proyecto para construir un estadio en el predio donde tuvieron su cancha hasta 1979 despierta opiniones en contra de muchos vecinos y varias dudas entre urbanistas. Más allá de la pasión futbolera, la idea de volver a poner una cancha en medio de una zona urbana, con la consecuente llegada de multitudes de personas y vehículos, no les cierra a todos.

“El problema de los estadios en las ciudades es el impacto que generan. No se trata del diseño que tengan sino de cómo se relacionan con el entorno. Un ejemplo es el Estadio Único de La Plata, que debe ser el mejor de Latinoamérica pero lo construyeron en una zona que no convenía, porque sus accesos no son los mejores, por cuestiones de seguridad y otros temas. Tampoco es lo mismo si el estadio nació con el barrio y siempre estuvo en el mismo lugar, con lo cual los vecinos ya están acostumbrados a su ritmo, o como sería en este caso, volver a edificarlo en un lugar después de mucho tiempo”, opinó Daniel Silberfaden, ex presidente de la Sociedad Central de Arquitectos.

Otro reconocido urbanista, Roberto Converti, agregó: “La cuestión con las canchas en plena zona urbana es el control de los problemas que puede ocasionar, como la violencia, el vandalismo y el tránsito. Es cierto que en este país la pasión por el fútbol se suele poner adelante, pero en este caso habría que hacer una profunda evaluación del impacto ambiental. Y también es una buena ocasión para hacer una consulta pública con los vecinos, porque ellos serían los más perjudicados”.

Por ahora, esa consulta pública no está planificada. Pero en una recorrida por el barrio Clarín pudo comprobar los resquemores de varios vecinos, incluidos muchos que se dicen hinchas de San Lorenzo. Es una reacción que suele darse ante situaciones similares: los vecinos de Balvanera se vienen oponiendo desde hace un año al proyecto para la construcción de un microestadio cerrado, y los vecinos de los alrededores de la cancha de River lograron a través de la Justicia que se reduzca la cantidad de recitales que se hacían en el Monumental y el nivel de ruido que producían. El propio Mauricio Macri reconoció que la concreción del proyecto es muy difícil, aunque luego repitió su apoyo a la vuelta a Boedo.

Lo cierto es que el proyecto avanza. Hace tres años, la Legislatura porteña aprobó una ley que declaró de utilidad pública el predio de La Plata 1624, entre Las Casas e Inclán, donde hoy funciona la sucursal de Carrefour. La idea es que San Lorenzo forme un fideicomiso con el Banco Ciudad y negocie con el supermercado la compra del terreno. Luego se construiría un complejo que incluiría un estadio para unas 40.000 personas y otras instalaciones del club, mientras que Carrefour mantendría parte del lugar para armar un supermercado más chico.

Con los aportes de los socios, en el club afirman que tienen el dinero para recomprar el terreno. Luego habrá que definir cómo financiar la construcción de la cancha. En su blog “Restitución Histórica“, los impulsores de la vuelta a Boedo responden que el barrio se beneficiará con el estadio, porque se reactivará el comercio y habrá mejoras en el espacio público, por ejemplo. Además, afirman que varias asociaciones vecinales se manifestaron a favor, y que las autoridades de la Comuna 5 aprobaron el proyecto.

Para los hinchas de San Lorenzo la vuelta al barrio es toda una reivindicación: aseguran que tuvieron que rematar el Viejo Gasómetro bajo presión de la Dictadura, que pretendía el predio para hacer un complejo de viviendas que nunca concretó.

Récord de canchas
Entre la Ciudad y el Conurbano suman 36 estadios para más de 10.000 personas, la mayor cantidad para una zona urbana en todo el mundo, según relevó el diario español El País. Solamente dentro de la Ciudad hay 18 canchas, entre los equipos de distintas categorías. La última en ser inaugurada, en 1993, es justamente el Nuevo Gasómetro de San Lorenzo. En muchas de las otras hubo reformas de las viejas estructuras.

boedo sl2

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario