Buenos Aires, 22/05/2017

Vecinos de Tigre le reclaman al Municipio mejoras en las condiciones habitacionales

Conviven con calles destrozadas, exageradas inundaciones que produjeron una invasión de ratas y la constante desatención de los servicios de salud.

(PBA) Alrededor de 70 personas, agrupadas en la Corriente de Organizaciones de Base “La Brecha”, se manifestaron ayer en el Centro de Atención al Vecino de Tigre, ubicado sobre Liniers y la Ruta 197, en reclamo de las pésimas condiciones habitacionales con la que conviven los vecinos del municipio, con calles destrozadas, exageradas inundaciones que produjeron una invasión de ratas y la constante desatención de los servicios de salud. Luego de cortar los accesos viales, lograron una mesa de diálogo con los funcionarios que firmaron un documento comprometiéndose a cumplir las demandas.

Alicia, vecina del barrio de Las Tunas, situado al borde de uno de los brazos del río Reconquista, contó que se encuentran en una situación de “total vulnerabilidad”. “Tenemos todas las calles rotas, por lo que los colectivos ya no pasan por nuestro barrio, y tampoco tenemos acceso al gas ni a la luz”, afirmó. Luego, dijo que las ambulancias tampoco quieren ingresar al barrio.

Uno de los grandes problemas que atraviesan los vecinos de Las Tunas, y que Alicia se encargó de aclarar que “sucede en todo Tigre”, es la exagerada reiteración de inundaciones. Las Tunas está rodeada por una serie de barrios privados (countries) -“La Comarca”, “El Encuentro” y “Nordelta”-, que, en primer lugar, están construidos sobre un humedal natural, y que tienen compuertas que impiden el flujo del agua. Por lo que, “Con una lluvia leve se inunda todo el barrio, donde algunos vecinos han tenido el agua hasta la altura de la cintura, con lo que implica constantemente una gran pérdida de bienes como colchones, heladeras y otros muebles”, detalló Alicia.

Además, las inundaciones atrajeron a un sinfín de ratas que invadieron Las Tunas. Alicia, junto con los vecinos, pidieron los servicios de un fumigador para que les resolviera un asunto que es potencial para que la gran cantidad de niños y niñas contraigan enfermedades. Pero no pudieron: les explicaron que por más esfuerzo que hagan en la fumigación no podrán eliminarlas porque es “una plaga instalada”. “Es insalubre vivir así”, remató Alicia, contando que “los pibes y las pibas viven enfermos con problemas de respiración”. 

Alicia también dijo que con los vecinos se sienten “fuera de foco” porque Tigre es uno de los municipios con más dinero, pero que se ve reflejado solamente en los countries y el centro, atractivos para el turismo. “Esto pasa en Las Tunas, pero también en Los Troncos, Benavídez, en todos lados”, aseguró.

Entonces, cansados de no ser escuchados hace más de un año, los vecinos cortaron los accesos del Centro de Atención al Vecino y obtuvieron una mesa de diálogo con los funcionarios políticos. Allí, acordaron con el subsecretario de políticas sanitarias y su homólogo de promoción social, dependientes de Malena Galmarini, Secretaria de Política Sanitaria y Desarrollo Humano, que las autoridades se encargarían paulatinamente de los reclamos y firmaron un documento comprometiéndose a cumplirlos. 

En el documento también están incluidas exigencias para que el Estado se haga cargo de otras problemáticas como la situación de vulnerabilidad que tienen muchos jóvenes y la violencia doméstica que sufren las mujeres. 

S.C.

 

 

Comentarios

Ingresa tu comentario