Buenos Aires, 22/09/2017, edición Nº 1773

Cómo es vivir en el Palacio de Los Patos, en el Estrugamou o en el Kavanagh

Las emblemáticas edificaciones inauguradas en 1929 y 1936 eran utilizadas por familias de mucho dinero que pretendían ser discretas. Historias de quienes las habitan hoy.

(CABA) Vivir en el mismo departamento que Marcelo T. de Alvear en el Estrugamou; tener una vista de casi 360 grados en el Kavanagh, o crecer en la misma casa que tu abuela en el Palacio de Los Patos son privilegios de unos pocos. “En estos edificios suelen vivir familias pertenecientes a la lejana burguesía terrateniente del siglo XX”, explica el historiador Eduardo Lazzari en referencia al Palacio de Los Patos y al Palacio Estrugamou, ambos inaugurados en 1929, y al emblemático Kavanagh, en 1936.

Pero, en muchos casos, se trata de habitantes con una gran aspiración social. Estos edificios han servido para que las familias de mucho dinero puedan vivir en un ambiente de bastante discreción. No es fácil acceder al nombre de quienes viven ahí”, agrega. Aunque los tres son casi contemporáneos -dice Lazzari-, su lenguaje formal es diferente. “En esa época, vivir ahí daba la pretensión de pertenecer a la más alta sociedad. La familia propietaria de todo el edificio vivía en uno de los pisos y, con la renta que pagaba el resto de los habitantes del lugar, mantenía servicios originales, como el cochero, las mucamas, el lavado y el planchado; todo eso en pos de sostener una vida palaciega”, explica el presidente de la Junta de Estudios Históricos del Buen Ayre. En ese entonces, mucho antes de la creación de la ley de propiedad horizontal sancionada en 1948, la venta por unidad no estaba permitida.

“Estas construcciones debían ser económicamente autosustentables para poder subsistir. Las familias que no hicieron ese cambio terminaron vendiéndolas porque no podían mantenerlas.” Aquí hablan sus vecinos.

Los Patos: una casa para toda la familia

Me dejaron 10 pesos en mi buzón”, le comenta divertida una vecina a María Marta Bernard, en el amplio patio principal del Palacio de Los Patos, en Ugarteche 3050, en Palermo.Se habrán confundido”, agrega, mientras señala el enorme buzón de hierro con detalles en bronce que posee 144 divisiones, una por cada propietario.

María Marta, de 56 años, que vive en el edificio desde hace toda una vida, explica que a esa vecina la conoce de siempre. Lo mismo le sucede con muchos otros habitantes del lugar, pero no con los más nuevos: parejas jóvenes que no se dejan ver porque viajan bastante.

Edificio Los Patos

No está permitido permanecer por mucho rato en alguno de los nueve patios internos de este edificio creado en 1929; el consorcio lo prohíbe y probablemente sea por lo ruidosas que se oyen las voces en esos espacios que hacen las veces de pulmón entre las diferentes alas del edificio de estilo francés, creado bajo las reglas del L’École des Beaux-Arts de París. “Mi mamá vivió acá desde el año de vida, en 1938. Cuando yo era chica jugaba con la chequera que mis abuelos habían utilizado para pagar este departamento”, dice María Marta, acompañada por su hija Constanza Albarado, y agrega: “La diferencia entre Los Patos y Los Gansos -el edificio que está a una esquina del suyo- es que en aquel momento las familias que vivían en Los Gansos no tenían un apellido conocido sino que ostentaban ser lo que ahora se conoce como nuevos ricos. En cambio en Los Patos había gente de buenas familias, pero sin plata. En ese momento al que no tenía dinero se le decía que era un pato”. El propietario Chopitea fue quien creó tanto Los Patos como Los Gansos, edificios vecinos ubicados sobre Ugarteche y separados por la calle Juan María Gutiérrez.

En ese patio principal de Los Patos, entre canteros prolijamente conservados, un reloj de hierro negro marca la hora. Difícilmente llegue el sonido de sus agujas a los demás patios internos que, repletos de verdes plantas, desembocan a privilegiados departamentos de planta baja. Sus puertas de madera barnizada y terminación ovalada evocan el más clásico libro de cuentos.

Si bien el arquitecto Henri Aziére diseñó los primeros planos del edificio, el argentino Julio Senillosa los modificó posteriormente a gusto de Alfredo Chopitea, propietario original que no había quedado conforme con el primer diseño. “Yo viví acá desde los 8 años hasta los 24. Pero una vez que me casé y tuve hijos volví con toda mi familia”, continúa Bernard, que recuerda con nostalgia la época en que, de madrugada, el lechero dejaba en la puerta de su casa la botella de leche fría para toda la familia.

Los Patos

Estrugamou: donde vivió el presidente Alvear

El Palacio Estrugamou no tiene nada que envidiarle a una embajada. Este edificio, ubicado en la intersección de las calles Juncal y Esmeralda, comparte barrio con el Kavanagh y fue construido entre 1924 y 1929, según el diseño de los arquitectos Eduardo Sauze y Auguste Huguier.

“La entrada al edificio posee la simulación de un pasaje de carruajes”, comenta el historiador Eduardo Lazzari. Y no se equivoca. Un gran portón de hierro negro desemboca en un ancho pasillo alumbrado con grandes faroles pintados de negro brillante. Una copia de la Victoria de Samotracia, ubicada en el centro de las cuatro alas del edificio y cuya versión original pernocta en el Museo del Louvre, de París, es uno de los grandes atractivos para los turistas que la fotografían cientos de veces desde las rejas que dan a la calle Juncal. Pero también es la vista que tienen Patricia Iglesias y Armando Masanti, ambos de 60 años, desde el comedor principal de su hogar.

Ellos vivían en una casa en el barrio residencial de Caballito cuando decidieron mudarse al Estrugamou, en Juncal 783. “Yo buscaba más seguridad y un hogar que se asemejara a mi casa de ese momento, donde teníamos detalles antiguos, como ventanas y puertas, que queríamos conservar”, cuenta Patricia, de profesión decoradora y actual administradora de consorcios.

Edificio Estrugamou2

La familia Masanti terminó mudándose sin saberlo al mismo departamento en el que vivió el ex presidente Marcelo Torcuato de Alvear junto a Regina Pacini. “La mujer se murió cuando vivían acá”, recuerda Armando. La pareja vive en un departamento de 420 metros cuadrados, cómodo mientras convivían con sus tres hijos, pero algo grande para ellos dos, aunque las continuas visitas de sus nietos le dan más vida al gran espacio.
La puerta de entrada a su departamento está compuesta por un antiguo portón de hierro y vidrio y un particular picaporte de bronce, que gira en sentido inverso. “Esta araña colgada acá era de mi suegra y esos sillones eran de mis padres”, señala Iglesias. “El piso de madera es de roble de Eslavonia y donde está la copia de la Victoria de Samotracia están reconstruyendo la vereda, que no se cambiaba desde el año en que se construyó el edificio”, concluye Masanti.

Sauze y Huguier construyeron la emblemática casa de renta como se las llamaba en aquel entonces con un impecable estilo barroco francés y del Segundo Imperio. Su dueño original, Alejandro Estrugamou, vivió en uno de los 34 departamentos junto con toda su familia.

Estrugamou

Kavanagh: art déco, sin pileta ni SUM

“Acá vive gente extraña”, dice Carlos Maslatón, habitante del edificio Kavanagh, construido en 1936 en el barrio de Retiro y referente del movimiento Art déco. Este estilo adoran Carlos y su esposa, Mariquita Delvecchio, quienes viven allí desde hace 13 años. “El edificio no es para familias tipo. Aquí vive una clase o sector social no identificable. Es socialmente neutro, pero intelectualmente tiende a tener un nivel más alto. Hay gente que cree que esto es un hotel; hasta parece un ministerio del Estado. Es que tiene un estilo Art déco ministerial. No es una vivienda típica”, dice el hombre.

Antes de mudarse al Kavanagh -un proyecto diseñado por el estudio de arquitectura Sánchez, Lagos y De la Torre- este matrimonio de abogados vivió en el mismo edificio que habitaba Jorge Luis Borges, en Maipú 994, a pocas cuadras de su actual morada. Ambos cuentan que siempre se interesaron por vivir en el centro. “A algunas personas, no a muchas, les gustan los centros de las ciudades; la persona que vive acá es porque le gusta el centro y no tener que movilizarse demasiado todo el tiempo para hacer trámites”, opina Maslatón. Y agrega: “El tipo que vive en un lugar así detesta los suburbios”.

Kavanagh

Al sujeto con la típica mentalidad de que necesita vivir en un edificio enrejado, como en Puerto Madero, no lo encontrás en el Kavanagh. Esto está en las antípodas de Puerto Madero. ¿Qué quiere la gente del mundo moderno? Quiere pileta en el edificio. ¡Bueno, acá no hay pileta! SUM [salón de usos múltiples] y pileta son un atentado a la ideología del edificio”, explica el abogado con mucha vehemencia, pero sin perder la calma.

La mujer y el hombre se definen como un matrimonio urbano al que no le interesa la vida fuera de la Capital. “No cambiaría vivir acá para tener un SUM, por ejemplo”, explica Delvecchio. “La entrada de este edificio es maravillosa, es realmente una obra de arte; los espacios, el mármol“, agrega.

El mito que envuelve al edificio dice que la familia Kavanagh lo construyó para tapar la basílica de los Anchorena y así vengar el fallido matrimonio de sus respectivos hijos. “No la taparon; al contrario, una calle la deja ver”, dice Mariquita. “No es real”, coincide su marido.

Maslatón acerca a la mesa la factura del ABL. Su idea es dejar en claro que, al contrario de lo que la gente cree, los habitantes del Kavanagh pagan religiosamente sus impuestos municipales. “También es hora de terminar con ese mito urbano ridículo”, afirma en tono monocorde, para despejar así todas las dudas. NR

Edificio Kavanagh2

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario