Vecinos de Boedo sospechan que viven en una zona liberada

Vecinos de Boedo sospechan que viven en una zona liberada

(CABA) Era sábado a la tarde y el contador José Luis Cristóforo volvía con su esposa de hacer compras en el supermercado cuando tres ladrones los asaltaron en la puerta de su casa, en Boedo. Le dispararon en la cabeza; milagrosamente sobrevivió. Ese hecho hizo que los vecinos sospecharan de la existencia de una zona liberada en jurisdicción de la comisaría 10» de la Policía Federal, cuyos integrantes quedaron en la mira judicial y de las autoridades del gobierno porteño por la seguidilla de hechos delictivos en el barrio.

Entre marzo y junio, la organización Boedo de Pie -integrada por vecinos, la Fundación Alameda y la iglesia de San Antonio- reunió cada martes a un grupo del barrio en la capilla San Antonio y concluyó que, en ese período, en el espacio delimitado por Rivadavia, Boedo, Juan de Garay, Vernet y José María Moreno, hubo al menos 96 delitos: cuatro homicidios, cuatro talleres textiles clandestinos en funcionamiento y seis prostíbulos; 16 dealers fueronregistrados vendiendo drogas; hubo 43 robos con diferentes modalidades y otros 23 hechos, como disturbios en la vía pública, daños, usurpación de viviendas y secuestros virtuales.

Según los vecinos, hubo delitos que no fueron registrados por personal de la seccional a pesar de haber sido denunciados. Por eso les entregaron su mapa del delito ad hoc.

Marisol Froy, esposa del contador Cristóforo y hoy miembro de Boedo de Pie, se involucró con la situación a partir de lo ocurrido en su casa. Debió modificar por completo la rutina familiar y ya no salen en horarios en que la cuadra no tiene movimiento. Su marido está en tratamiento psiquiátrico y consume 12 medicamentos para superar lo vivido.

“Los días que juega San Lorenzo no hay policía. Hay cuadras donde ocurren cinco o seis robos en un fin de semana. Cada vez que hay un delito pedimos a todos que lo denuncien. Pero hay 13 cámaras de seguridad que no funcionan y tuvimos situaciones en que personal de la comisaría 10» no tomaba las denuncias o sugería no hacerlas por posibles represalias”, dijo Froy.

El presidente de La Alameda y legislador porteño Gustavo Vera (Bien Común) llevó el mapa a la Justicia. La denuncia la tienen la fiscalía federal Nº 12 y el juzgado federal N° 1. Vera solicitó investigar si la policía cometió cohecho pasivo, incumplimiento de los deberes de funcionario público, enriquecimiento ilícito y lavado de activos. Pidió revisar el patrimonio de los oficiales. “Mi sospecha, y la de Boedo de Pie, radica en que los funcionarios policiales que han ocupado cargos estratégicos en esas dependencias cobran dinero en forma mensual para dejar funcionar esos emprendimientos criminales y no cumplir con su rol.”

Nuevo encuentro

Mañana se concretará la segunda reunión entre vecinos y el gobierno porteño para buscar posibles soluciones. En el primer encuentro los vecinos fueron recibidos por el secretario de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro.

“Hacía dos meses que hablaba con el comisario Eduardo Suárez y con personal de la comuna 5, pero no tenía respuestas concretas. Recién esta semana vemos más personal policial”, reconoció Froy, que agregó: “Pedimos de forma urgente el Sendero Seguro -un camino protegido por agentes policiales- para Yrigoyen, desde Colombres hasta avenida La Plata y Rivadavia”. Una de las preocupaciones se concentra en los colegios: hace diez días hubo una marcha de padres y alumnos en Caballito por los robos a los chicos.

La intención del gobierno es que la segunda reunión sea ampliada, en el Instituto María Auxiliadora, y se acerquen los directores de las escuelas salesianas y estatales, y los vecinos. Boedo de Pie prepara un listado con más de 90 delitos nuevos, ocurridos desde julio. “Estamos investigando si se trata o no de zona liberada -le dice D’Alessandro-. Están sometidas a investigación todas las dependencias y hay algunas que están sumariadas. Estamos viendo cómo muta el delito. Cuando tapizás de policías una zona no extinguís el delito, se va a otro lado. Nosotros vamos detectando las acciones y moviéndonos en función de eso.”

El fiscal federal Federico Delgado, que realiza informes de lo que pasa en sus turnos, analizó: “El criterio para medir una zona liberada tiene que ver con la eficacia de la policía labrando sumarios o previniendo en la calle. Nosotros vimos desidia”.

S.C.