Buenos Aires, 23/08/2017, edición Nº 2082

Vecino de Lugano se realiza un increíble tatuaje homenaje

Un vecino y joven artista del barrio de Lugano, grabó en su piel un acontecimiento de su barrio que pasó a la historia. (CABA) El funambulista Sebastián Petriw dejó hace tres semanas con la boca abierta a los vecinos del Barrio Piedrabuena de Villa Lugano, al cruzar de un edificio a otro a más de 40 metros de altura por una fina soga y sin seguridad en el piso. Sin...

Un vecino y joven artista del barrio de Lugano, grabó en su piel un acontecimiento de su barrio que pasó a la historia.

0003722609

(CABA) El funambulista Sebastián Petriw dejó hace tres semanas con la boca abierta a los vecinos del Barrio Piedrabuena de Villa Lugano, al cruzar de un edificio a otro a más de 40 metros de altura por una fina soga y sin seguridad en el piso. Sin embargo, hubo una persona que fue más allá de su admiración por Petriw y se tatuó en el cuerpo el momento en el que este artista cruzaba de lado a lado en las alturas.

Se trata de Luciano Garramuño, de 31 años e integrante fundador del grupo Piedrabuenarte, junto a su amigo Juan “Pepi” Garachico, en esa zona sur de la Capital Federal. “Estamos en el galpón cultural desde 2006 y hoy gestionamos este gran proyecto cultural que generó una revolución sociocultural en el Barrio Piedrabuena. Recitales de rock, exposiciones de cuadros fotos, todas disciplinas artísticas”, sostuvo Garramuño.

Sin embargo, la llegada de Petriw a ese barrio para este joven artista “fue un gran desafío”. “Cuando faltaban 5 minutos para que saliera a hacer ese espectáculo, miré alrededor y verdaderamente me impactó y emocionó la cantidad de gente que había. Al terminar el show la gente saludaba, aplaudía y emocionaba con esto. En ese momento supe que ese día no me lo iba a olvidar nunca”, reveló.

Fue así que habló con su amigo “Pepi” que además es tatuador y decidió hacerse ese tatuaje en el cuerpo, como para inmortalizar aquella prueba que Petriw hizo en Piedrabuena y recorrió todo el mundo con su proeza.
“Llevo las torres y a Sebastián en mi piel como reconocimiento hacia él, que brindó un gran espectáculo artístico arriesgando su vida, lo que no es poco. Y al barrio completo como demostración de un sentimiento que ya no puedo explicar con palabras”, remarcó Garramuño, quien en su espalda ya tenía tatuado el galpón cultural y el parque del mismo que armaron con esfuerzo y sacrificio.

0003722591

Fuente consultada: Minutouno

Comentarios

Ingresa tu comentario