Buenos Aires, 27/03/2017

Varios productores de peras y manzanas del Alto Valle llevarán sus reclamos a la Casa Rosada

Por la crisis que golpea a una de las históricas economías regionales de dos provincias patagónicas, productores de pera y manzana del Alto Valle viajarán hasta Buenos Aires para reclamar en las puertas de la Casa Rosada

(CABA) Por la crisis que golpea a una de las históricas economías regionales de dos provincias patagónicas, productores de pera y manzana del Alto Valle viajarán hasta Buenos Aires para reclamar en las puertas de la Casa Rosada. El próximo lunes 22 de agosto llegarán a las inmediaciones de plaza de Mayo con el objetivo de que el presidente, Mauricio Macri, los reciba para hablar de lo que sucede y que reafirme las promesas que hizo a principios de año. También regalarán fruta a los que pasen cerca del lugar.

En otra demostración de los múltiples problemas que afrontan en Río Negro y Neuquén, chacareros valletanos se instalarán en la Ciudad de Buenos Aires para repartir fruta y tratar de “ser escuchados”. A unos meses de haber arrojado toneladas de peras o manzanas en las principales rutas de sus provincias, llevarán el producto hasta las puertas de la Rosada para que “alguien entienda” como desaparece “poco a poco” una importante economía regional.

“Estamos listos para dar una importante ayuda pero queremos que se sienten la empresa para que garantice inversiones y el sindicato, para mejor trabajo”, comentaba el presidente a principios de año cuando se le consultaba sobre las ininterrumpidas protestas que interrumpían el tránsito de la ruta nacional 22.

De la forma en que Macri lo reconoció a principios de año, describiendo un sistema de inversión “compartido” con las provincias, la ayuda a los productores estaría concentrada en las políticas públicas de los distritos. “Los gobernadores deben administrar bien, y eso es invertir porque genera crecimiento y oportunidades. Hay que premiar al que trabaje bien”, reiteraba el conductor del frente Cambiemos.

Lo cierto es, como se expresan las cámaras de productores, que la ayuda no llegó y una nueva temporada productiva está cerca. En medio de un frío invierno, en los primeros días de agosto, el Alto Valle tuvo jornadas con temperaturas de hasta 20 grados y aceleraron el proceso natural productivo. Pero el temor por las heladas (históricas en septiembre) preocupa a la mayoría de los que se dedican al rubro. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario