Buenos Aires, 15/12/2017, edición Nº 1857

Vándalos porteños le quitan el sueño al ministro Diego Santilli

El ministro de Espacio Público denuncia que su cartera gasta cerca un millón de pesos al mes para reparar o limpiar monumentos porteños. Olmedo y Portales, un blanco recurrente para los inadaptados. El mantenimiento de los monumentos y espacios verdes requiere cada vez de una inversión más abultada de la Ciudad, debido a la creciente cantidad de actos de vandalismo. Según cifras oficiales, el Gobierno porteño invierte cerca de un...

El ministro de Espacio Público denuncia que su cartera gasta cerca un millón de pesos al mes para reparar o limpiar monumentos porteños. Olmedo y Portales, un blanco recurrente para los inadaptados.

El mantenimiento de los monumentos y espacios verdes requiere cada vez de una inversión más abultada de la Ciudad, debido a la creciente cantidad de actos de vandalismo. Según cifras oficiales, el Gobierno porteño invierte cerca de un millón de pesos por mes entre reparaciones y operativos de limpieza.

Los canteros de parques y plazas son los que más sufren el vandalismo, motivo por el cual la Ciudad analiza incorporar enrejados. Pero también ocurre en otros monumentos, como “El Pensador” de Rodin, el monumento a España y el homenaje e Olmedo y Portales, este último que sufrió pintadas y roturas dos veces desde que fue instalado en noviembre. Incluso el Obelisco, en Corrientes y 9 de Julio, sufre continuas inscripciones en su base pese a estar cercado.

“Todos estos monumentos quedan en el Centro, por donde pasa la gran mayoría de las protestas. Hay esculturas a las que llegaron a robarles los dedos, y hasta se llevan mampostería sin ningún valor”, explicó Diego Santilli, ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, quien confió que, el año pasado, arreglar y acondicionar los daños le costó al Gobierno de la Ciudad casi 14 millones de pesos. Todo indica que, desafortunadamente, la cifra a mayor.

Comentarios

Ingresa tu comentario