Buenos Aires, 22/11/2017, edición Nº 1834

Valeria Pereyra va a la escuela de Vélez y es atleta olímpica

Se trata de la deportista más joven de la delegación argentina; con 16 años, está en cuarto año del secundario y participará en los Juegos Olímpicos, en gimnasia artística. (Ciudad de Buenos Aires)  “Es raro estar en el colegio y decir «ahora me voy a Londres, ahora me voy a Eslovenia»”, dice Valeria Pereyra, una vez que terminó su rutina de entrenamiento, a las 12.15 del mediodía, en el Cenard. Apenas...

Se trata de la deportista más joven de la delegación argentina; con 16 años, está en cuarto año del secundario y participará en los Juegos Olímpicos, en gimnasia artística.

(Ciudad de Buenos Aires)  “Es raro estar en el colegio y decir «ahora me voy a Londres, ahora me voy a Eslovenia»”, dice Valeria Pereyra, una vez que terminó su rutina de entrenamiento, a las 12.15 del mediodía, en el Cenard. Apenas tendrá una hora para bañarse, comer, y enseguida entrará a la Escuela de Educación Media Nº 3, que se encuentra apenas al lado de la piscina olímpica del Cenard. Es un colegio público al que asisten unos 105 alumnos, y de los cuales un 35% son deportistas de alto rendimiento. Entre ellos, está Valeria, quien con apenas 16 años, es la atleta más joven de la delegación argentina en Londres.

Desde los tres años que Valeria practica la gimnasia artística. El club Vélez fue su gran escuela. Allí, conoció a su entrenadora, Daniela Conde. Cuando canchallena.com le consulta sobre cómo es entrenar a una adolescente que tiene compromisos de una mujer adulta, Conde es sincera: “Es difícil. Por suerte tenemos una relación muy buena. Es una edad complicada, donde hay un montón de cambios. Ella pasó a tener mucha notoriedad. Y hay que ayudarla a manejar esta nueva situación para no perder de foco lo verdaderamente importante, y que ella disfrute el camino”.

Pereyra se entrena de lunes a sábado, cuatro horas por día, y algunos días hace doble turno en Vélez. Es una de las razones por la cual el colegio del Cenard funciona por la tarde, para que después, los alumnos puedan volver a entrenar. “A veces se quedan dormidos en las aulas por lo que entrenan”, relata la directora de la institución, Ana Lía Pastorino, sobre el esfuerzo que realizan las chicas y chicos deportistas que asisten a la escuela. En cuanto a Valeria, se deshace en elogios: “Vale es la alegría de vivir a pesar de lo que significa el compromiso que ella tiene. Es un esfuerzo muy grande el que hace. Además, es muy buena alumna. Ella se exige en todo. También está muy acompañada por la familia”, asegura Pastorino.

El objetivo de Valeria será llegar a la final de All Around y estar entre las mejores 24 del mundo. Es una meta exigente, especialmente por su juventud y porque la Argentina está lejos de las grandes potencias como China, Rusia o Estados Unidos. Con su entrenadora, hicieron un pacto de no crearse demasiadas expectativas.

Apenas entra al aula, Valeria le entrega a su profesora de filosofía un trabajo práctico. Uno de los tantos que tiene que hacer a lo largo del año por sus ausencias en torneos internacionales. Sin embargo, poco y nada habla de eso en la escuela. Allí va a estudiar y a estar con sus amigas, claro. Como Camila, quien con una anécdota, cuenta qué significa para ella su amiga Vale: “A veces le preguntamos cómo le fue en los torneos. Y nos dice «bien». Y le decimos dale, cómo te fue. Y nos dice: «salí primera». Es re humilde en ese sentido”. Dentro del gimnasio y fuera, en la escuela, Pereyra parece una chica extrovertida. Pero a la hora de que otros hablen de ella, baja su cabeza y se esconde un poco. Prefiere hacerse la distraída. La incomodan los elogios. Y a menudo responde con alguna broma.

En plena clase de filosofía, canchallena.com lanza la pregunta: “¿Te gusta alguna materia en especial?”. Enseguida comienzan los susurros de las amigas, pícaras, señalando que responda la materia en la que transcurre la clase.

– Filosofía me encanta, claro (se ríen ella y las amigas)- responde Valeria-. Me gusta de todo. Economía. Aunque muchos los números mucho no me gustan. Cuando deje la secundaria voy a dedicarme más al entrenamiento, y cuando deje de entrenar me voy a dedicarme a diseño de interiores. Nada que ver con economía, ni con el deporte. (vuelven las risas en Valeria).

-¿Cómo es ser la atleta más joven de la delegación?

-Creo que voy a estar igual de nerviosa que todos los deportistas. Pero quiere aprender mucho porque soy muy chica.

Fuera de la escuela, las amigas la cuidan, cuenta Valeria. “Salen y yo no puedo ir. Me dicen «No, vos no salís». Igual me gusta estar enfocada. Mis compañeras me apoyan muchísimo”, confiesa Vale. Debutará en los Juegos Olímpicos el domingo a las 6 de la mañana, hora argentina. “Ni en pedo me levanto a las seis para verte…”, le tira desde atrá Camila. “No nos importa cómo le vaya, sólo que nos traiga algo”, dicen sus compañeras, otra vez, en tono de broma, para aliviar tanto ceremonial. Después de todo, Valeria sólo tiene 16 años y ella sabe que, cuando se dirija a las paralelas, en su primera prueba, las amigas estarán prendidas al televisor para verla.

Comentarios

Ingresa tu comentario