Buenos Aires, 20/08/2017, edición Nº 2079

“Unproblemareal”: transformando el delito en arte

Dos artistas colombianos que residen en el país recrean las caras de mujeres desaparecidas con volantes de servicios sexuales. (CABA) Hace un año, la justicia dejaba libres a todos los acusados del secuestro, desaparición, esclavización y explotación sexual de Marita Verón. Pero la lucha sigue en todos los terrenos, incluidos el arte y la calle. Justamente en las calles porteñas, es imposible no ver los miles de volantes que pegados...

Dos artistas colombianos que residen en el país recrean las caras de mujeres desaparecidas con volantes de servicios sexuales.

Marita-Veron-Plaza-Independencia-Tucuman_CLAIMA20131212_0025_14

(CABA) Hace un año, la justicia dejaba libres a todos los acusados del secuestro, desaparición, esclavización y explotación sexual de Marita Verón. Pero la lucha sigue en todos los terrenos, incluidos el arte y la calle. Justamente en las calles porteñas, es imposible no ver los miles de volantes que pegados en paredes, postes, tachos y semáforos, ofrecen servicios sexuales. En el país no existen cifras oficiales de personas desaparecidas pero diversas organizaciones sociales aseguran que el número crece y se estima que hay, al menos, 86 mujeres desaparecidas en todo el territorio nacional. ¿Donde están? Para responder tenemos que volver al tema de los volantes, ya que tras ellos se esconde uno de los negocios más lucrativos a nivel mundial: la trata de personas.

En esto pensaban los jóvenes directores de arte colombianos Juan Pablo Chaves y Rubén Sánchez, ambos residentes en el país. En busca de respuestas salieron a la calle. Su primera intención era sacar de circulación todos los volantes que pudieran. Y lo hicieron. Cuando tuvieron cientos decidieron armar con ellos murales con la cara de algunas de las chicas desaparecidas e instalarlos en diferentes zonas de la ciudad. El primero lo hicieron artesanalmente, los siguientes, digitalizados usando la técnica del collage. “La idea”, cuenta Juan Pablo, “era darle visibilidad al problema, sacarlo a la calle”. Comenzó así Un problema real, (www.unproblemareal.com), un proyecto independiente que, a través del arte callejero, tiene el objetivo de llevar las imágenes de los rostros de las chicas desaparecidas a esos lugares por donde todos pasamos. “El proyecto surge hace un año y parte de la observación de la gran cantidad de volantes de oferta sexual que hay en la ciudad, tras los cuales se esconde la trata de personas. Quisimos hacer algo conceptual y se nos ocurrió hacer retratos de las chicas desaparecidas porque es la representación de las víctimas usando como materia prima los afiches que ayudan a que se conviertan en víctimas”. Y añade, “Detrás de esos volantes que ofertan sexo hay mujeres secuestradas y explotadas, y nosotros quisimos blanquearlo”, para que no queden dudas, añade Rubén, “no tenemos ninguna bandera política, sólo buscamos generar el accionar de las personas”.

De esta manera, y durante los últimos meses se pudo ver el rostro de algunas chicas en las paredes de la ciudad: Ramona Mercado en Villa Urquiza, Andrea López en Chacarita y Parque Chacabuco, Sofía Herrera en Palermo y Belgrano, Natalia Acosta en Microcentro y Fernanda Aguirre en San Telmo, y dicen Juan Pablo y Rubén que cuando colgaban un cartel se quedaban a observar la reacción de la gente: “se detiene, pero no siempre, es increíble la indiferencia que hay con este tema, eso es parte del problema”. Cuentan que ahora siguen con el proyecto, van a ir por las provincias con sus carteles y van a seguir haciendo visible un problema que no debería escapar a los ojos de nadie. Mientras tanto, lo importante es que allí están algunas de las chicas, en nombre de todas, presentes, y como dicen Juan Pablo y Rubén, “si pasan diez personas y se para a mirar una sola, nuestro trabajo está pago”.

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario