Uno de los criminales más peligrosos podría quedar en libertad

Uno de los criminales más peligrosos podría quedar en libertad

(PBA) Luego de varios intentos para recuperar la libertad, parece que Carlos Robledo Puch está cada vez más cerca de lograrlo. La Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires hizo lugar en forma parcial de un recurso extraordinario de la defensa de Robledo Puch en el que pidió que el detenido sea trasladado a un espacio menos riguroso.

“Frente al tiempo que lleva detenido, corresponde establecer que el juez de ejecución deberá adoptar las medidas pertinentes a fin de propender a la paulatina y controlada inclusión del interno en la etapa siguiente -régimen de prueba- al sistema de ejecución de la pena que viene cumpliendo, permitiendo la progresión de su situación carcelaria en un ámbito cerrado a otro menos riguroso que lo vaya preparando para la vida en libertad”, sostiene la resolución que planteó Ignacio Nolfi, abogado del asesino serial más famoso de los archivos criminales argentinos.

A los 20 años de edad, Robledo Puch fue detenido el 3 de febrero de 1972. En 1980 fue condenado a prisión perpetua por haber cometido 10 homicidios calificados, un homicidio simple, una tentativa de homicidio, 17 robos, una violación, una tentativa de violación, un abuso deshonesto, dos hurtos y dos raptos.

A pesar de su extenso prontuario, y de no tener a nadie fuera de prisión con quién ir a vivir, Puch solicitó su libertad en varias ocasiones, y en todas ellas, el pedido fue rechazado por la Justicia.

Sus primeros intentos fueron a mediados de los 80. En esa oportunidad se le denegó la salida porque no había cumplido el plazo mínimo. Desde el año 2000, quedó en condiciones de pedir su libertad condicional pero recién hizo una nueva solicitud en 2008, cuando Barreda logró la prisión domiciliaria. En esa oportunidad, se le realizaron estudios psicológicos y se le volvió a negar la salida por la “nula capacitación educacional con incidencia en el plano laboral, y el marcado desinterés del interno por acceder a la actividad escolar o educativa”.

El 10 de mayo de este año, Robledo Puch salió de la cárcel por un día y fue trasladado a la asesoría pericial de San Isidro para someterse a una serie de estudios médicos debido al deterioro de su salud.

S.C.