Buenos Aires, 17/08/2017, edición Nº 2076

Uno de cada tres autos no encuentra lugar para estacionar

La cantidad de autos que hay en la ciudad, poco a poco va superando su capacidad de contención y los conductores deben ingeniárselas para encontrar dónde estacionar. (CABA) Desde la semana pasada dejar el auto en los lugares habilitados para el estacionamiento medido cuesta $ 3 la hora. La tarifa sufrió un aumento del 114% y aún así es nueve veces más barata que un garaje comercial céntrico, en donde...

La cantidad de autos que hay en la ciudad, poco a poco va superando su capacidad de contención y los conductores deben ingeniárselas para encontrar dónde estacionar.

04-25-C301--muttilvoera.jpg_88717827

(CABA) Desde la semana pasada dejar el auto en los lugares habilitados para el estacionamiento medido cuesta $ 3 la hora. La tarifa sufrió un aumento del 114% y aún así es nueve veces más barata que un garaje comercial céntrico, en donde los usuarios ya pagan un promedio de $ 30 por hora. Pero más allá del aumento, que el Gobierno porteño justifica por la inflación, el problema de fondo sigue siendo la falta de espacios disponibles para estacionar: un tercio de los autos que ingresan o circulan por la Ciudad no tiene donde hacerlo.

Los números revelan el fenómeno: en los últimos diez años se cerraron 1.100 garajes en los barrios más habitados. En esos terrenos se construyeron edificios que sumaron vehículos y también rampas de estacionamiento que redujeron más lugares en las calles. El parque automotor porteño creció casi un 35% en quince años y se estima que cada día de la semana entran 1,3 millón de vehículos a la Ciudad. Además, hay un millón radicados en Buenos Aires y 600.000 de ellos están en circulación. Y al fenómeno hay que sumarle que, desde 2009, el Gobierno porteño construyó 117 kilómetros de ciclovías en muchas cuadras en las que antes se estacionaba. Es cierto que en forma paralela habilitó el estacionamiento sobre la izquierda en 3.855 cuadras.

Según datos de la Subsecretaría de Transporte porteña, hay 334.000 espacios en la calle y el estacionamiento medido alcanza a 8.000 de esos lugares. Además, hay 1.200.000 plazas en garajes privados y en estacionamientos comerciales. Es decir, en la Ciudad hay 1.534.000 plazas disponibles para estacionar 2.316.000 vehículos. Es así que entre los que circulan, y que en algún momento del día tienen que parar, y los lugares disponibles para estacionar surge la diferencia que marca que un tercio, alrededor de 750.000 autos, no tiene donde hacerlo.

Esta estudiado que un gran porcentaje de los autos que circulan lo hacen buscando estacionamiento. Cuando la Ciudad ofrece mayor rotación, también se reduce el tránsito”, opinó el subsecretario de Transporte porteño, Guillermo Dietrich. “No hay ninguna ciudad del mundo que tenga espacios infinitos. Entendamos que las limitaciones de estacionamientos promueven otras formas de moverse, como usar el transporte público o una bicicleta”, dijo el funcionario.

Roxana Santi es vecina de Avellaneda y trabaja en Retiro, en un consulado. Por el barrio hay muy pocos garajes comerciales, pero los pocos que hay cobran un promedio de $ 30 la hora y unos $ 120 la estadía. “Ya tengo estudiada la dinámica de las cuatro cuadras que recorro todos los días hasta conseguir un lugar en la calle. Generalmente me paso entre 20 y 30 minutos dando vueltas. Si bien podría pagar una estadía, no quiero hacerlo, me parece un abuso”, cuenta la joven, que prefiere destinar ese dinero a almorzar en restaurantes de la zona. Su auto queda estacionado un promedio de siete horas por día; antes del aumento gastaba $9,8 y ahora $21. “¡El problema son las monedas!”, se lamenta. Las tickeadoras no admiten billetes ni tarjetas de crédito y débito, solo monedas.

Aunque crece la red de ciclovías y se buscó agilizar el transporte público con el Metrobus, para mucha gente el auto sigue siendo el modo más rápido y confiable para moverse, ya que así evitan demoras y paros, aunque se arriesguen a sufrir por los piquetes y los problemas para estacionar.

Está comprobado que el parquímetro no ordena el tránsito, es simplemente una forma más de recaudación. Lo que ordena el tránsito es un transporte público eficiente. No existen las empresas que trabajen a pérdida y no creo que SEC o STO perdieran dinero con el estacionamiento a $1,40”, aportó Héctor Polino, de la ONG Consumidores Libres.

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario