Buenos Aires, 23/11/2017, edición Nº 1835

Una pareja porteña se divorcia cada hora y media

EL porcentaje de divorcios aumentó en los últimos años, junto con las familias disfuncionales y ensambladas. En la Ciudad de Buenos Aires hay alrededor de un divorcio por hora y media. (CABA) En la Capital se divorcia una pareja cada hora y media. Y, para siete de cada diez de ellas, significa la ruptura de un vínculo legal que duró una década o más. Así surge de datos de la...

EL porcentaje de divorcios aumentó en los últimos años, junto con las familias disfuncionales y ensambladas. En la Ciudad de Buenos Aires hay alrededor de un divorcio por hora y media.

divorcio

(CABA) En la Capital se divorcia una pareja cada hora y media. Y, para siete de cada diez de ellas, significa la ruptura de un vínculo legal que duró una década o más. Así surge de datos de la Dirección General de Estadística y Censos porteña. En 2012 se inscribieron 5866 divorcios en el Registro Civil porteño, un promedio de 16 por día.

En tanto, casi el 70% de los vínculos que se prolongaron por diez años o más puede discriminarse en un 32,8% de matrimonios de entre 10 y 19 años, y un 36,8%, de 20 años o más.

Otro punto destacado es que crece el número de divorcios en relación con los matrimonios. Mientras en 1990 por cada tres parejas que se casaban otra se separaba legalmente, el año pasado la relación fue de dos por una.

No obstante, es la menor cantidad de separaciones legales desde 1990, cuando la entonces reciente aprobación de la ley de divorcio disparó la demanda contenida. Desde ese año, la tasa de divorcios pasó así de 2,7 a 1,9 por cada mil habitantes.

Desde 1995 hasta 2010 el número se estabilizó entre 6000 y 7000 divorcios por año; en 2012 quedaron apenas por debajo de ese umbral.

Respecto de los casamientos de larga data que se disuelven, Mónica Cruppi, doctora en psicología e investigadora en temas de pareja y familia, describió las que serían las posibles razones.

“En la formación de todos los vínculos hay una desmentida, una negación de ciertos aspectos del otro que permite la consolidación y la continuidad. Pero luego de muchos años de convivencia hay un desgaste provocado por factores como la rutina, la falta de comunicación, la infidelidad y los trastornos económicos, y ese desgaste hace emerger los aspectos negados y empuja la separación”, dijo.

Adriana Rodríguez, abogada especialista en derecho de familia, advirtió que los datos podrían interpretarse de otra manera, ya que la mayoría de los matrimonios llevan varios años sin cohabitar cuando inician el trámite de divorcio. “Por lo general, los expedientes se abren por el artículo 214, inciso 2°, un divorcio por causal objetiva, porque implica que los cónyuges llevan separados dos años y no tienen voluntad de volver a unirse. No se necesitan audiencias ante el juez y, en promedio, se obtiene sentencia en un mes”, detalló.

En cambio, dijo, son pocas las causas relacionadas con el artículo 215, cuando las partes no cumplieron los tres años de matrimonio requeridos por la ley para proceder al divorcio. Esos trámites incluyen audiencias privadas de los cónyuges con el juez y tardan unos meses más en resolverse.

Según las estadísticas, rozan el 10% los casos de parejas rotas antes de los cinco años de casadas. Dentro de este último grupo encuadra Gustavo Martínez, un consultor psicológico de 44 años. Luego de una convivencia de un año y medio, se casó con su ahora ex esposa, pero el matrimonio sólo duró nueve meses. “Apareció un problema de violencia doméstica, ella comenzó a amenazarme con cuchillos y decidí que no podía seguir a su lado”, recordó Gustavo.

Para él, explicó, “fue una gran decepción”, porque se había casado “enamorado” y con la idea de quedarse “con ella el resto de la vida”. Fue su primer matrimonio, y ya con la sentencia de divorcio, no sabe si será o no el último.

El informe oficial destaca que el 91,5% de las personas involucradas en los 5866 divorcios registrados en 2012 disolvía su primera unión legal. Entre los varones fue mayor la porción de divorciados reincidentes que entre las mujeres: 8,8 por ciento contra 6,2 por ciento.

La edad promedio al momento de la sentencia fue de 46 años para los hombres y de 44 años para las mujeres.

Otro dato destacado es que crece la relación entre divorcios y matrimonios, incremento fomentado, en principio, por la aparición de la posibilidad de romper el vínculo legal y por el descenso de la cantidad de casamientos en la Capital.

Hoy, por cada dos parejas que contraen matrimonio en la ciudad, otra se divorcia. En 2012, mientras se registraron 5866 separaciones legales, hubo 12.667 matrimonios. Contrastan con los 21.966 inscriptos en 1990; se trata de una caída del 42 por ciento en 22 años.

“La modalidad de formación de la familia ha cambiado entre los porteños. Creció la unión consensual o convivencia como la forma de entrada a la vida conyugal. En la ciudad, según datos de la Encuesta Anual de Hogares, en 2011 más de la tercera parte de la población alguna vez unida, usó esta modalidad en su primera unión. Mientras el matrimonio constituyó el camino usual entre las generaciones anteriores a 1970, entre los nacidos a partir de esa década la vía más frecuente de formación de la primera unión pasó a ser la consensual”, explicó Victoria Mazzeo, investigadora del Instituto Gino Germani y jefa del Departamento de Análisis Demográfico de la ciudad de Buenos Aires.

Por eso, indicó, si bien en otras ciudades del mundo son muchos más los divorcios con relación a los matrimonios, esto no significa que en Buenos Aires haya menos rupturas: simplemente no quedan registradas ante la ley, porque las uniones que se disuelven no se habían formalizado.

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario