Buenos Aires, 13/12/2017, edición Nº 1855

Una paciente del Moyano apuñaló a una empleada de seguridad

La mujer de 28 años del área de seguridad del neuropsiquiátrico de Barracas fue herida en el pecho. Empleados culparon al Gobierno porteño.

(CABA) Una empleada de seguridad del hospital neuropsiquiatrico Moyano del barrio porteño de Barracas recibió dos puntazos por parte de una paciente, denunciaron sus trabajadores, que acusaron al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por el “achique presupuestario” que llevó a reducir a la mitad la custodia.

“Dos pacientes con intenciones de robo le sacaron celulares a personal de la vigilancia y cuando quisieron contenerlas a una compañera la retuvieron y le pegaron dos puntazos, uno cercano al pulmón y otro en el pecho”, apuntó el delegado gremial de ATE, Mario Múñoz.

La empleada de seguridad, de 28 años, tiene una herida punzo cortante que no reviste peligro de muerte y fue trasladada por una ambulancia del SAME al Hospital Penna. “La gravedad es que acá había 16 personas de vigilancia por turno y por achique se bajó a ocho, el ingreso al hospital en horario nocturno por las calles Brandsen y Ramón Carrillo no tiene iluminación, la pedimos y no la ponen“, agregó Muñoz en declaraciones al canal C5N.

El gremialista aseguró que “cada vez tenemos más pacientes y menos personal, ya son cerca de 50 las enfermeras que se fueron y no se tomo ninguna, así como tampoco se tomaron psicólogos”. “Tenemos 25 psicólogos para 750 pacientes”, precisó Muñoz y detalló que la cantidad de personas que tratan se incrementó notablemente “desde la nueva ley de salud mental que establece que los pacientes psiquiátricos duales, es decir que además tienen problemas de adicciones, vengan a este hospital”.

“Los pacientes con problemas de adicciones suelen ser muy agresivos y no se capacitó debidamente al personal y tampoco se acondicionó el hospital, tenemos un pabellón, el 27, que está en buen estado pero no lo quieren habilitar para poder poner allí a este tipo de pacientes”, aseguró Muñoz, que además remarcó que el predio donde funciona ese centro de salud mental es “muy extenso, son 17 hectáreas y claramente 8 personas por turno no pueden monitorearlo”.

“Además este personal que pertenece a una empresa privada solo esta para cuidar el inmueble de la Ciudad no tienen autoridad para interceder si un paciente agrede a otro o a personal medico”, criticó.

Asimismo, el gremialista denunció que “hace pocos días encontraron a una paciente muerta en el terreno del fondo del hospital y esto también tiene que ver con la seguridad, no hay personal para que haga rondas nocturnas”.

Por su parte una de las enfermeras afirmó que “la directora del hospital (Norma Derito) no atiende nuestros reclamos, no da la cara ni se hace cargo, directamente cierra la puerta y llama a personal de seguridad que para eso si funciona para evitar que nos acerquemos a la puerta de su despacho”.

 

Comentarios

Ingresa tu comentario