Una familia fue expulsada del Rosedal por el perro de su hijo...

Una familia fue expulsada del Rosedal por el perro de su hijo discapacitado

(CABA) Una familia fue expulsada el fin de semana de El Rosedal por encontrarse en el lugar con un perro, que forma parte de la terapia de su hijo de 15 años que sufre una discapacidad severa.

La situación, que fue grabada por la madre y publicada en las redes sociales, se torna cada vez más tensa hasta que finalmente la familia decide retirarse.

En diálogo con Clarín, Sandra Loguzzo, mamá de Esteban, que padece un grave retraso madurativo y ya fue sometido a varias operaciones, explicó que como estaba lindo el día, decidieron salir. “Los domingos salimos con la acompañante terapéutica de Esteban, y con la perra, que siempre va con correa, ya habíamos ido el fin de semana anterior al Parque Centenario y fuimos El Rosedal”, contó Sandra. “La perra no es una perra guía, pero sí forma parte de su terapia”, aclara la mujer.

“Entramos tranquilamente, no había nadie en la puerta, y no nos dijeron nada. Vino un señor de amarillo, personal del paque, y nos dijo gentilmente que en el césped no podíamos estar. Le preguntamos dónde sí podíamos y nos dijo en los asientos de cemento, y nos movimos hasta ahí”, continuó la mujer.

“Esteban estaba con hambre, así que le di un sandwich. En ese momento se acercan tres hombres más, uno de amarillo y dos de azul. Ahí le digo a mi marido, nos van a echar. Y empiezo a grabar“, relató. Luego, lo que se ve en el video.

Sandra explicó que en ese momento lo único que quería era que los dejaran quedarse 10 minutos para que el nene pudiera terminar el sandwich. “Si se lo saco de la boca y se enoja, empieza a los cabezazos y le pueden dar convulsiones”, explicó la mamá.

En medio de esa situación “apareció un hombre junto a dos nenes y empezó a gritarle a mi marido que era un abusador, que éramos malos padres”, añadió Sandra.

“Nunca vivimos una situación así, debería haber una persona que intervenga en estos casos. Jamás sufrimos discriminación, pero esta vez nos sentimos humillados, agraviados y completamente desamparados”, dijo Sandra. Y no puede entender cómo le pedían un certificado de discapacidad “cuando Esteban es un chico que a simple vista te das cuenta que sufre una discapacidad. Es un maltrato innecesario, no hicimos nada”, se indigna. Y dijo que llevará el video al INADI para radicar allí una denuncia: “Nosotros no pensamos volver a ese lugar, pero no queremos que le pase a nadie más”. NR

rosedal-de-palermo