Buenos Aires, 14/12/2017, edición Nº 1856

Una escuela de Pompeya lleva 19 días sin clases tras un accidente en una obra

La escuela Homero Manzi estaba en obra, se accidentó un operario y cerró. La Ciudad promete que todo se normalizará esta semana.

(CABA) Los alumnos de la Escuela Media N° 4 “Homero Manzi”, de Pompeya, están sin clases desde hace 19 días. Los chicos debieron abandonar el colegio el jueves 11 de mayo por la tarde luego de que un operario, que trabajaba en una obra que se estaba haciendo en el lugar, cayera de un cuarto piso. Docentes y padres denunciaron la pérdida de días y advirtieron que les preocupa volver a ese edificio, que según aseguran tiene serios problemas de infraestructura. Desde el Ministerio de Educación porteño aseguraron que esta semana se reabrirá la institución y que “las condiciones de seguridad están garantizadas”.

“En el colegio tenemos problemas eléctricos, inconvenientes con el agua, hay un único ascensor que anda mal, faltan puertas y picaportes, hay vidrios rotos y la calefacción no funciona. Además, cuando llueve se inunda, no contamos con salida de emergencia y en el patio tenemos un pozo”, explica Pablo Zisman, docente de Geografía de la institución que queda en avenida Sáenz al 600.

Según el docente, ésas son algunas de las falencias por las que vienen reclamando desde hace al menos cinco años. “El pedido es histórico. A su vez, con el correr de los años pasamos de una matrícula de 200 chicos a unos 700. Hace unos meses logramos que empezaran las obras, que se supone que deben extenderse por dos años. Iban a arrancar a fines del año pasado, pero se demoró y empezaron en marzo, con los chicos adentro”, agrega Zisman.

Cuando el obrero se accidentó, Paula Leoz, que es preceptora de la escuela, cuenta que desde el Gobierno de la Ciudad “les propusieron distribuir a los estudiantes en distintos colegios. A los de primero y segundo año en uno, ubicando a ocho cursos en cuatro aulas; y a los de tercero, cuarto y quinto a otro, poniendo a 400 chicos (200 por turno) en un SUM”. Y agrega: “Era imposible. La comunidad educativa rechazó esa posibilidad. E incluso de esas escuelas también se negaron cuando se enteraron que el plan era que nos quedáramos ahí hasta octubre. Además, no se contemplaba ninguna solución para los 20 chicos, que son hijos de alumnos, que van a un jardín maternal que funciona en el colegio”.

Fue entonces que docentes y padres solicitaron que se alquilara en forma temporal otro edificio pero, según ellos, la respuesta fue que no había plata para eso. Por lo que las autoridades del Homero Manzi comunicaron que se iban a hacer refacciones en el colegio para que se retomaran las clases.

Clarín intentó visitar las instalaciones ayer para ver el estado de las obras, pero desde el Ministerio de Educación de la Ciudad no se habilitó esa posibilidad. Pero la respuesta fue que nadie puede ingresar al edificio hasta que no tengan “el informe de los bomberos”.

Consultados por la situación de los alumnos sin clases, desde Educación confirmaron que mañana reabrirá finalmente la escuela. Sobre la pérdida de días, dijeron que “la comunidad educativa del Homero Manzi está muy politizada y que los gremios han rechazado todas las propuestas ofrecidas para que haya continuidad de clases”. A su vez, destacaron que hasta el accidente se estaba haciendo “una obra integral de refacción por 36 millones de pesos, que continuará con los alumnos en clase como ocurre en otras escuelas”. En este sentido, aclararon que “los sectores en obra quedan aislados”.

Maricel Danahr, mamá de Gonzalo, que es alumno de primer año, coincide en que “el colegio no se puede arreglar en dos días porque tiene serias dificultades”, aunque remarca que “los chicos tampoco pueden seguir sin clases”. Y agrega: “Mi hijo está perdiendo muchos días, es un desastre”.

Mariana Lima, mamá de Ana Julia también de primero, cuenta que fue a averiguar para cambiar a su hija de escuela porque “está a la deriva” pero que a esta altura del año ya no consigue vacante. “Mi nena está en mi casa sin hacer nada cuando debería estar estudiando. Hicimos reclamos en el Ministerio de Educación, fuimos a la Legislatura, cortamos calles, nos reunimos con los padres para buscar alternativas. Ya no sabemos qué hacer”, suma Lima. NR


Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario