Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

Una aspirina por día sólo previene infartos en algunos casos

Pese a la fama de prevenir infartos con su consumo diario, la aspirina solo prodría funcionar sólo en determinados casos. También tiene puede generar problemas en el estómago y en el cerebro al incrementar el riesgo de sangrado. (CABA) Un informe de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) señala que “evidencia científica muestra que tomar una aspirina por día puede...

Pese a la fama de prevenir infartos con su consumo diario, la aspirina solo prodría funcionar sólo en determinados casos. También tiene puede generar problemas en el estómago y en el cerebro al incrementar el riesgo de sangrado.

aspirina_7

(CABA) Un informe de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) señala que “evidencia científica muestra que tomar una aspirina por día puede ayudar a prevenir un ataque al corazón o una apoplejía en algunas personas, pero no en todas“.

El organismo concluyó que los datos de estudios “no respaldan el uso de aspirina como una medicación preventiva por parte de personas que no han tenido un ataque al corazón, una apoplejía o problemas cardiovasculares“. “De hecho, existen varios riesgos asociados con el uso de aspirina, incluyendo riesgo incrementado de sangrado en el estómago y el cerebro“, añadió.

En cambio, detalló: “La evidencia respalda el uso de aspirina para prevenir otro ataque al corazón o apoplejía en pacientes que ya hayan tenido un ataque al corazón o apoplejía, o presentan evidencia de enfermedad coronaria, como angina, o un historial de bypass coronario o angioplastia“.

En esa población, “una dosis baja de aspirina puede evitar la recurrencia“, explicó el doctor Robert Temple, director adjunto de ciencias clínicas de la FDA. “En pacientes que han padecido este tipo de eventos cardiovasculares, los beneficios conocidos de la aspirina para la prevención secundaria –es decir, en aquellos que ya hayan sufrido estos problemas con anterioridad–, superan el riesgo de sangrado“, explicó el organismo, al tiempo que aconsejó siempre consultar con el médico antes de iniciar un tratamiento de este tipo.

El informe de la FDA surgió en respuesta a una solicitud de la farmacéutica Bayer, que buscaba incluir en la información oficial del medicamento su uso preventivo, según recogió hoy el diario Página/12.

Para su dictamen sobre la aspirina, el organismo norteamericano tomo en consideración seis estudios clínicos en donde se examinó a 97.000 individuos durante años. Los resultados de estos ensayos arrojaron que “no se demuestra un beneficio significativo” en la ingesta diaria de aspirina para aquellos que no hayan tenido eventos cardíacos anteriores.

El ente sostuvo, además, que los estudios realizados en pacientes diabéticos o enfermedades vasculares periféricas, sin síntomas cardiovasculares preexistentes, tampoco avalaron el uso de la aspirina como método de prevención primaria (es decir, en personas que no tuvieron antecedentes de ataque cardíaco o apoplejía) en esa población.

La solicitud de Bayer fue presentada en 2003, pero la FDA prefirió no pronunciarse sobre el pedido hasta tanto hubiera analizado las conclusiones de los estudios en curso (cinco de los cuales fueron propuestos por la propia empresa, mientras que el sexto fue añadido por el ente regulador norteamericano).

La farmacéutica tenía como objetivo incorporar en el prospecto de sus aspirinas su utilización, en bajas dosis (de entre 75 y 325 miligramos por día), como método preventivo de infarto de miocardio, ACV o angina de pecho en personas que, aun sin haber padecido de estas dolencias, presentaran un riesgo aumentado de sufrirlas por ser fumadores, tener colesterol elevado, entre otros. Como consecuencia de los resultados obtenidos en los ensayos, la FDA rechazó el pedido de Bayer.

Las conclusiones publicadas en la página web del organismo regulador subrayan: “Ninguno de los seis estudios logró resultados estadísticamente significativos con respecto a su objetivo primario“, al tiempo que destacan que inclusive “hubo incremento de eventos de sangrado en pacientes que recibieron aspirina, en comparación con los que recibieron placebo“.

En este sentido, explicó que durante los seis estudios clínicos conducidos, se registraron 116 casos de ACV hemorrágicos en los grupos que tomaron aspirina, contra 89 en los que consumieron placebo. Además, mientras que 335 de las personas que ingerían la droga sufrieron sangrados extracraneales mayores, 219 de los que tomaban placebo padecieron una dolencia de este tipo.

Fuente: Infobae

Comentarios

Ingresa tu comentario