Buenos Aires, 19/10/2017, edición Nº 1800

Un incendio destruyó más de mil hectáreas en Balcarce

Está afectando la sierra La Chata. Se inició por una máquina que se recalentó y se prendió fuego.

(PBA) En Buenos Aires, La Pampa y Río Negro el fuego sigue sin control. A eso se sumó, desde ayer, un nuevo incendio en Sierra La Chata, un cerro de la localidad bonaerense de Balcarce. Se inició por una máquina que se recalentó y se prendió fuego. Las llamas se expandieron a mil hectáreas porque el campo está muy seco, sin agua desde hace meses, y hay mucho viento. Ahora, aseguran que la situación está más controlada.

El incendio se inició ayer antes del mediodía. “Se generó en una zona de trabajo donde se estaban haciendo fardos. Un desperfecto de una máquina –que fue afectada por el fuego en su totalidad– provocó una extensión del foco muy importante. Se propagó a varios campos de la zona que rodea Sierra Chata“, detalló a TN Fernando Alessio, jefe de bomberos de Balcarce.

Según lo difundido por DyN, el incendio provocó la destrucción total de la vegetación en la Sierra La Chata, próxima a la ruta provincial 55. Es una amplia meseta de 100 hectáreas con una altura centra de 357 metros. Está provista de una laguna y rodeada casi totalmente por acantilado de difícil acceso. Todo ocurrió a unos 15 kilómetros de la ciudad y el incendio afectó unos 500 rollos, rastrojos, montes y alambrados.

Tuvieron que desplegar varias unidades de bomberos para tratar de controlar el avance de las llamas, que se extendieron por el campo. “La situación más intensa la tuvimos ayer después del mediodía. Era impresionante la magnitud y el volumen del humo”, contó Alessio.

Para sofocar el siniestro trabajaron bomberos voluntarios de seis localidades: Balcarce, Sierra de los Padres, Mechongué, Ayacucho, Coronel Vidal y General Pirán. A partir de las 3 de la madrugada bajó la intensidad de los vientos y esto les dio un alivio a los bomberos. “Ahora la situación es de mejor control y creemos que se va a ir resolviendo”, concluyó Alessio. NR


Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario