Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

Un hombre balea a un colectivo por estacionar frente a su casa

Un vecino de Villa Urquiza disparó dos veces contra un interno de la línea 93 porque le obstruía la entrada a su vivienda. Es un conflicto de larga data porque esa empresa utiliza la cuadra como cabecera. (CABA) En un ataque de ira, un hombre baleó un colectivo línea 93 porque le estacionaban en la puerta de su casa y le obstruían la entrada. Desde la ventana de su chalet,...

Un vecino de Villa Urquiza disparó dos veces contra un interno de la línea 93 porque le obstruía la entrada a su vivienda. Es un conflicto de larga data porque esa empresa utiliza la cuadra como cabecera.

COLECTIVO-LINEA-ATROPELLO-FALLECIO-ACCIDENTE_IECIMA20100813_0060_7

(CABA) En un ataque de ira, un hombre baleó un colectivo línea 93 porque le estacionaban en la puerta de su casa y le obstruían la entrada. Desde la ventana de su chalet, ubicado en Lugones al 2500, el agresor le disparó dos veces con un arma de fuego al interno.

Los vecinos explicaron que se trata de un conflicto que se suscitó hace ya algún tiempo porque uno de los ramales de esta línea utiliza esa cuadra como cabecera y siempre hay peleas. “El lugar autorizado es en la parrilla que está en la esquina, y a veces estacionamos los coches donde se puede, sin tapar entradas de garajes, hasta que se libere la parada”, contó a C5N un colectivo de la misma línea.

La línea 93 conecta las localidades de Avellaneda y Munro (Vicente López), en el sur y en el norte del Gran Buenos Aires respectivamente. Uno de los ramales ofrece un recorrido corto que parte de Avellaneda y finaliza en Monroe y Mariano Acha, y tiene asignada una parada en la esquina de Lugones y Monroe para que los choferes descansen entre los viajes.

“Varios compañeros tuvieron un par de altercados con esta persona y la empresa nos avisó que no tapemos la entrada del garaje”, relató el chofer, y sostuvo que una vez ya les había mostrado el arma y en otra oportunidad rompió un espejo de una unidad.

Por su parte, los vecinos se quejan de que los choferes suelen dejar las unidades con el motor prendido mientras van al baño o al quiosco y que muchas veces bloquean los accesos a los estacionamientos. Asimismo, afirman que se juntan entre dos y tres unidades que esperan de 10 a 15 minutos antes de retomar el recorrido hacia el sur.

Según informó la Policía, el martes a la noche, un vecino se asomó por la ventana de su casa e insultó a uno de los choferes para que retirara el colectivo de su puerta. Tras amenazarlo, se volvió a asomar y disparó. La denuncia fue radicada en la comisaría 39.

El agresor niega la acusación y dice que no tiene armas en su casa. “Cuando necesito entrar o salir me veo bloqueado y no me queda otra que pedirles que se desplacen. Es más, no están. Se van, dejan el motor en marcha y tenés que esperar a que el chofer se digne a aparecer. Es reiterado, todos los días la misma situación, ojalá tenga una solución”, dijo.

Fuente consultada: Infobae

Comentarios

Ingresa tu comentario