Buenos Aires, 20/10/2017, edición Nº 1801

Un corazón que no llegó para Sebas

(CABA) Tenía ocho años y estaba conectado a un corazón artificial. Otro corazón que no llegó y una joven vida que se pierde. Son muchos los niños que están internados en el Hospital Garrahan y que esperan de la solidaridad de miles de argentinos que donen sus órganos. Sabemos que en muchos casos, la decisión no es fácil. Que hay muchos prejuicios o valores familiares que se tienen en cuenta....

sebas
(CABA) Tenía ocho años y estaba conectado a un corazón artificial. Otro corazón que no llegó y una joven vida que se pierde. Son muchos los niños que están internados en el Hospital Garrahan y que esperan de la solidaridad de miles de argentinos que donen sus órganos. Sabemos que en muchos casos, la decisión no es fácil. Que hay muchos prejuicios o valores familiares que se tienen en cuenta. Pero pensemos que la vida de un pequeño puede salvarse y que la muerte de un ser querido puede ser vida en otro cuerpo. No queremos ser duros mostrando estadísticas ni contarles de cuántos son los niños menores de 12 años que esperan un órgano en Buenos Aires. Sólo le pedimos a cada uno que nos ayude a comunicar que es una cuestión de necesidad la donación de órganos y que la demanda es cada vez mayor. Solo eso, ni más ni menos.

Comentarios

Ingresa tu comentario