Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

Un comerciante pidió que lo maten luego de que le robaran 600 mil pesos

El dueño de un salón de fiestas del barrio Malvinas en La Plata pasó cuatro horas atado junto a su mujer.

(PBA) Fueron cuatro horas de terror en la madrugada. El dueño de un salón de fiestas de la ciudad de La Plata fue despertado por delincuentes mientras descansaba junto a su esposa en su casa. Los amenazaron de muerte, les apuntaron con armas en la cabeza y les robaron 600 mil pesos.

“Ya está, ¿por qué no me matás después de esto? Me dejás arruinado”, les pidió Alfredo Ortega, de 67 años.

El hecho se produjo a las 0:30 del lunes. La casa de las víctimas está ubicada en el mismo terreno donde está el salón de fiestas: sobre la 32, entre 151 y 152, de la capital bonaerense. Tanto Alfredo como su mujer, María (43), pasaron cuatro horas atados hasta que los delincuentes –con las caras tapadas– terminaran de robar.

Dos entraron al terreno por el fondo, subieron una escalera, rompieron un vidrio y forzaron la puerta. Otros dos esperaban afuera, como “campanas”. Los ladrones ataron de pies y manos al matrimonio con corbatas.

Según contó Ortega, los ladrones sabían que ahí había una caja fuerte y cuando la encontraron la abrieron con una amoladora que había en la casa. Eran los ahorros del matrimonio más el dinero de la venta de un auto Mercedes Benz y de un tractor. La vaciaron y también se llevaron los electrodomésticos que encontraron a su paso.

Según los voceros policiales, tras concretarse el robo, la víctima les dijo a los ladrones: “¿Por qué no me mata después de esto? Me dejan arruinado” ,a lo que le respondieron: “Nosotros no matamos a nadie”.

La mujer logró salir con los pies atados luego del asalto y pidió ayuda a un vecino, quien dio aviso a la Policía. Por la certeza de sus movimientos, la Policía sospecha que alguien allegado a la pareja pudo haber brindado el dato del dinero que guardaban.

MG

FUENTE: CLARÍN

Comentarios

Ingresa tu comentario