Buenos Aires, 19/10/2017, edición Nº 1800

El Villa 31 Rugby Club busca participar en los torneos de la URBA

Está tramitando la personería jurídica para poder competir. Buscan fomentar el deporte entre los jóvenes.

(CABA) En un playón de la Villa 31 un grupo de jóvenes juega al rugby. Se trata de un deporte relativamente nuevo en un asentamiento donde históricamente reinó el fútbol. Sin embargo, hoy cuenta con una gran cantidad de adeptos.

Tal es así, que el Programa de Mejoras de la Villa 31, que en breve se convertirá en una secretaría dependiente de Jefatura de Gabinete de la Ciudad, está tramitando la personería jurídica del Villa 31 Rugby Club para que compita en los torneos de la URBA, la entidad que nuclea a los principales clubes de rugby de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires.

En plena transición de país, las autoridades que llevan adelante este proyecto y la urbanización de la villa acaban de cambiar de cargos. Gonzalo Mórtola, el hasta ahora coordinador del programa de mejoras de la Villa 31 e impulsor de este club de rugby, pasó como subinterventor a la Administración General de Puertos (AGP) y le dejó su lugar a Diego Fernández, un conocido empresario que maneja una franquicia de la cadena de sushi Dashi y quien ha sido manager general de la cadena Pérsicco. Fernández, quien además se desempeñó hasta hace pocos días como jefe de Gabinete de Educación porteño, tendrá ahora la difícil tarea de urbanizar la villa y fomentar los deportes ya existentes en el asentamiento: rugby, fútbol, tenis, hockey, básquet y gimnasia para la tercera edad. En los potreros de la 31, desde niños de 3 años hasta hombres de 35 practican rugby. Sin embargo, los espacios evolucionaron y hace pocos días se inauguró una cancha a la que los vecinos, a pesar de sus dimensiones bastante inferiores a las tradicionales de una de rugby, llaman el “microestadio”: tiene césped sintético, y hasta una especie de tribunas para los hinchas.

Si bien el Villa 31 Rugby Club ya funciona, de avanzar el trámite que impulsa su personería jurídica grandes equipos como Alumni, San Andrés y Pucará, por nombrar solo algunos, podrán enfrentarse a nuevos jugadores que probablemente nunca se imaginaron participar en la primera división.

La inspiración para fomentar el ingreso de este club a las grandes ligas devino del equipo de rugby Virreyes. En 2002, a partir de una iniciativa solidaria de un grupo de rugbiers, se constituyó como una asociación civil inscripta en la URBA. Éste, alberga hoy a más de 500 chicos en situación de vulnerabilidad social. El Villa 31 Rugby Club busca seguir sus pasos.

Entre tantos temas pendientes, como la transferencia de tierras de la Nación a la Ciudad para su urbanización y su posterior titularidad, figura también este club de rugby. Mientras el trámite avanza, algunos se sentarán alrededor de la pelota ovalada para empezar a decidir los colores de la camiseta. NR

rugby villa

Fuente: ambito

Comentarios

Ingresa tu comentario