Buenos Aires, 18/08/2017, edición Nº 2077

Un argentino y una inglesa nadarán en Malvinas como símbolo de unión

(CABA)Matias Ola es argentino, nació en Tucumán, tiene 30 años y es nadador profesional. Jackie Cobell nació en Inglaterra, tiene 60 años y a lo largo de su carrera ha superado marcas en diversas competencias de esa disciplina. Tras compartir varios desafíos deportivos, decidieron cruzar los 4,2 kilómetros del estrecho San Carlos que separan la Isla Soledad de la Gran Malvina sin traje de neoprene, en aguas frías cuyas temperaturas...

(CABA)Matias Ola es argentino, nació en Tucumán, tiene 30 años y es nadador profesional. Jackie Cobell nació en Inglaterra, tiene 60 años y a lo largo de su carrera ha superado marcas en diversas competencias de esa disciplina.

Tras compartir varios desafíos deportivos, decidieron cruzar los 4,2 kilómetros del estrecho San Carlos que separan la Isla Soledad de la Gran Malvina sin traje de neoprene, en aguas frías cuyas temperaturas se ubican entre los 6 y 8 grados centígrados. La travesía fue concebida como una manera de dejar un mensaje de unión y paz entre Argentina e Inglaterra en un territorio históricamente en conflicto.

Al ser consultados , los nadadores coincidieron en que el cruce se realizará entre los días que restan hasta el 21 de marzo. Ambos viajaron a las islas el pasado 14 y calcularon llevar a cabo la travesía en ese lapso, dependiendo de las condiciones climáticas.

Matías Ola contó cómo surgió la iniciativa: “Nos conocimos con Jackie Cobell hace 3 años en Siberia. Cuando nos vimos estaba en plena discusión el reclamo de Argentina por la soberanía de las islas, y era un ida y vuelta entre esa política. Por eso cuando nos vimos, dijimos que teníamos que nadar en las islas Malvinas para crear un mensaje de paz“.

on respecto a las cuestiones técnicas del encuentro, Ola señaló: “Jackie está en contacto con el Club Náutico de las Islas Malvinas que van a ayudarnos con embarcaciones de apoyo, yo me encargué de ver los vuelos que llegan allí y la información sobre la mejor fecha para a hacerlo“.

Sobre la actitud que tomaron los isleños, el nadador argentino aseguró que mostraron “mucho interés en apoyar esta iniciativa de solidaridad“. En ese sentido, agregó: “No queremos tocar ningún tema político, más allá de la nacionalidad de Jackie y la mía, sí queremos crear un mensaje que recuerde la importancia en el mundo de que exista paz y unión. Va a haber una unión interesante entre ambas naciones, pese a que en lo político estén en desacuerdo. Yo nací cuando la guerra estaba en pleno auge y Jackie tenía 30, somos generaciones diferentes con un mismo mensaje“.

Las condiciones necesarias para hacer el cruce son elementales a la hora de decidir el momento oportuno para nadar. Ola indicó que es preciso “que haya poco viento y pocas corrientes, es un lugar con clima antártico y hay que encontrar la mejor ventana de tiempo para poder cruzar“.

La distancia del cruce son 4,2 kilómetros en línea recta, “pero podemos estar nadando mucho más tiempo dependiendo de las olas y las corrientes“. Explicó el nadador.

Por su parte, Jackie Cobell recordó el inicio de la propuesta y dijo: “Hace aproximadamente un año Matias pensó que sería una idea encantadora nadar juntos en las Malvinas/Falklands; en un nado de amistad y la armonía“.

Cobell relatócómo fue la relación con los habitantes de Malvinas. “He estado en contacto con muchas personas en las islas, algunos han expresado el deseo de ayudar y asesorarnos, y han sido muy amables. La mayoría de los isleños nos desean éxito, a pesar de que no quieren que este nado se convierta en una maniobra política“.

En referencia a las impresiones de los británicos, la nadadora reconoció: “Para ser honestos la mayoría de los ingleses es bastante indiferente a la propiedad de las islas, a pesar de la trágica pérdida de vidas “.

El deseo de ambos deportistas es dejar un mensaje de paz a nivel mundial en un gesto de unión entre ambos países. Cobell manifestó: “Sería absolutamente maravilloso si nuestro mensaje de amistad, amor y paz se reconoce en nuestro nado. Estoy segura de que la gente común quiere esto. Nuestros líderes tienen que reunirse, dejar de lado sus diferencias y llegar a una decisión pacífica

Para ella, este gesto es superador al enfrentamiento histórico. “Algunos dicen que esto no va a funcionar, pero creo que será mejor antes que estar en constante conflicto“, finalizó Cobell.

ML ICELADY 121212 MA1_l

Comentarios

Ingresa tu comentario