Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

Tratamientos para evitar el envejecimiento de la piel en verano

Para tener en cuenta.

Drenaje-linfatico-manual

(CABA) Ya sea en la playa, la pileta o las sierras, durante las vacaciones de verano la piel suele quedar en el olvido. En el mejor de los casos, quien tiene la precaución de ponerse protector antes de exponerse al sol, olvida la recomendación de renovarlo con el correr de las horas.

Es cierto que tomar sol es algo saludable y necesario para que el cuerpo realice algunas de sus funciones vitales, pero en los tiempos que corren en importante que sigamos una serie de precauciones para que nuestra piel no sufra.

Ya sea para evitar el envejecimiento prematuro (que es lo menos grave que los rayos solares pueden causar) o prevenir el cáncer de piel, hay una serie de cuidados que no debemos olvidar al momento de tirarnos a descansar.

La doctora Adriana Szapinka (MN63.378), especialista en belleza y antienvejecimiento explicó que “el sol emite un espectro de radiaciones y entre las que llegan a la superficie terrestre están la luz visible, los rayos infrarrojos y un alto porcentaje de luz ultravioleta (UV), responsable de las alteraciones de la piel“.

Dentro de los rayos UV, a su vez encontramos los UVB, que se quedan en la capa más superficial de la piel y son los responsables de las quemaduras solares y los UVA, que penetran profundamente y son “rayos silenciosos” porque no provocan dolor y atraviesan nubes y vidrios.

Los UVA aceleran el envejecimiento cutáneo, pueden causar intolerancias solares, hiperpigmentación y, junto con los UVB, incluso cáncer de piel“, detalló la especialista, quien resaltó que “el efecto de las radiaciones UV es acumulativo, progresivo e irreversible“.

En ese sentido, la directora del centro de estética BioZone advirtió cómo podemos darnos cuenta si un protector solar filtra los rayos UV: “El envase debe contener el FPS, que indica el factor de protección solar frente a los rayos UVB, y el PPD, que indica la protección solar contra los UVA, o el símbolo UVA, lo cual significa que contiene protección frente a este tipo de rayos. Los dos, tanto el FPS como el PPD o UVA, tienen que figurar en el envase“.

Consultada sobre qué debe tenerse en cuenta al momento de exponerse al sol, Szapinka detalló que “debe aplicarse el protector 30 minutos antes de la exposición y volver a aplicarlo cada dos horas; es una rutina a la que hay que acostumbrarse, al igual que protegernos incluso cuando está nublado, ya que los rayos solares atraviesan las nubes“.

Y agregó: “Debemos ponernos protector solar tanto en invierno como en verano ya que los rayos UVA llegan con la misma intensidad durante todo el año“.

Asimismo, destacó que lo más saludable es evitar exponerse al sol entre las 11 y las 16 y en la playa, usar gorro, anteojos y remera. “Beber líquidos para conseguir reponer los líquidos y las sales minerales perdidas a través de la sudoración” es otra de las recomendaciones que brindó la especialista.

Y dado que el post es tan importante como el pre y el durante, Szapinka detalló el paso a paso luego de la exposición para recuperar la piel. “Es importante limpiar la piel eliminando cualquier resto de cloro de las piscinas o sal del mar para dejarla limpia y relajada“, aconsejó la especialista, para quien “rehidratar la piel después de la exposición es fundamental, por lo que es necesario tomar mucho líquido y si se desea prolongar el bronceado, es recomendable la ingesta de alimentos ricos en betacaroteno como la naranja y la zanahoria“.

Tratamientos faciales: los sí y los no del verano

Bien sabido es que el invierno es el momento del año ideal para realizar peeling y limpiezas profundas de cutis. Ahora, si el verano nos encuentra sin haber cumplido con esa rutina de belleza, hay algunos tratamientos que pueden realizarse en esta época.

Shock de hidratación facial profunda – Skinlight: combina seis diferentes técnicas en un mismo equipo en una sola sesión: dermoabrasión con punta de diamante, drenaje linfático, electroporación, fotoporación, fototerapia (Terapia de LEDS) y crioterapia.

Dermoabrasión con puntas de diamante: cabezales con recubrimiento de polvo de diamante en su extremo, diseñados para la realización de “peeling” facial que producen una exfoliación controlada a nivel epidérmico, induciendo la renovación celular.

Drenaje linfático o vacuum: a través de un proceso de succión con los cabezales de teflón activa la circulación sanguínea, realiza un drenaje contribuye a despegar el exceso de sebo en los poros y facilita la extracción de comedones.

Electroporación: consiste en el uso de corrientes de media frecuencia para la abertura de microporos transitorios en la capa externa de la piel y en la membrana celular, lo cual facilita la penetración de los activos del cosmético utilizado, e incrementando la efectividad del tratamiento. Es la alternativa más eficaz e indolora a la mesoterapia con agujas.

Fotoporación: consiste en la abertura de microporos transitorios en la capa externa de la piel y en la membrana celular, mediante luz emitida por un LED. Con ello se consigue una mayor penetración de los activos del cosmético, y que en combinación con la técnica de la electroporación, asegura una mayor efectividad y focalización del tratamiento en los niveles más profundos de la piel.

Fototerapia: La luz es un importante estímulo del ATP (principal molécula energética de la célula). Skinlight incorpora una máscara específica para realizar fototerapia con aplicación de luz LED roja 617nm que tiene un efecto estimulante en la síntesis de colágeno y fibras elásticas. Este proceso supone un aumento del metabolismo reparador de las células y mejor el estado de la piel en general.

Crioterapia: consiste en la aplicación de frío sobre el organismo para aprovecharse de sus efectos: descongestivos, tonificantes y tensores de la piel.

Shock de oxígeno: la Oxigenoterapia es el tratamiento antiaging no invasivo, que recurre a las propiedades del oxígeno puro con fines estéticos y terapéuticos. Las células de la piel utilizan eloxígenoo para fabricar colágeno, elastina y otras proteínas responsables de la vitalidad y turgencia de la piel. Estimula la microcirculación de la sangre y la producción de fibroblastos, obteniendo como resultado la vitalización que tu piel necesita. Puede aplicarse a cualquier tipo de piel, seca, grasa o normal en manos y cuello.

Finalizada la sesión se experimenta una sensación agradable de tensión en el rostro y la piel se encontrará iluminada y húmeda al tacto. Esto indica que el oxígeno y los principios activos y nutrientes penetraron profundamente en la piel y están comenzando el proceso de revitalización de la misma.

Pulido corporal: para eliminar las células muertas después de la exposición al sol. Es un tratamiento que permite la renovación de las células muertas en la primera capa de la piel, dejando una piel suave y tersa a la vez que disminuye la apariencia de la celulitis (piel de naranja). Lasesiónn termina con una sesión de ozonoterapia que te deja la piel suave, brillante, hidratada y nutrida.

Algoterapia, tratamiento hidratante y revitalizante de la piel: acción desintoxicante y remineralizante que favorecen la microcirculación para mejorar la oxigenación y nutrición de los tejidos afectados, y el drenaje de líquidos y toxinas. Mejoran el sistema circulatorio llevando oxígeno y nutrientes, estimulando la irrigación normal, y eliminando desechos.

Acción reafirmante e hidratante: reafirman la piel ayudando a la reestructuración del tejido y a la regeneración de las fibras de colágeno y elastina devolviendo elasticidad y firmeza de la piel.

Acción lipolítica: Estimula la eliminación de las grasas retenidas en el interior de los adipocitos, gracias al yodo de las algas y los principios activos de efecto lipolítico.

Fuente: Infobae

Comentarios

Ingresa tu comentario