Buenos Aires, 19/10/2017, edición Nº 1800

Tras años de reclamos, inauguran una nueva comisaría en Villa Luro

La dependencia 54 estará funcionando en los próximos días. Se trata de una zona en donde los vecinos vienen reclamando mayor seguridad.

Por Josefina Marcuzzi

(CABA) Donde hasta hace algunos meses había un jardín de infantes hoy hay una nueva comisaría. La dependencia 54 de la Policía Federal, ubicada en la calle Basualdo 154, estará funcionando en los próximos días en pleno barrio de Villa Luro.

El establecimiento estuvo en obra los últimos meses y tenía dos agentes que montaban guardia las 24 horas, por lo que la seguridad en el barrio ya fue reforzada y las repercusiones en la zona son, en general, positivas.

La nueva comisaría llega tras 15 años sin que se inauguraran dependencias en la Capital Federal, cuando abrió las puertas de la 53, en Palermo y Barrio Norte; la de Basualdo controlará los barrios que conforman las comunas 9 y 10 de la ciudad.

Se trata de una zona caliente, en donde los vecinos y agrupaciones barriales vienen reclamando mayor seguridad desde hace varios años, y que incluso es conocida como “el corredor de la muerte”, por ser una zona de rápida salida hacia la avenida General Paz.

El proyecto se remonta a 2001, cuando un grupo de vecinos agrupados en la organización Liniers se Mueve presentaron un proyecto en una audiencia pública que tuvo lugar en el clásico del barrio: el club Vélez Sarsfield.

Luego, a principios de 2012, los Vecinos Autoconvocados de Liniers presentaron una petición formal al Ministerio de Seguridad, con el acompañamiento de la Junta Comunal 9, el hospital Santojanni, el club Vélez Sarsfield y la ONG Hermoso Liniers.

Sobre la calle Basualdo cae el sol del otoño y el cabo Verón controla el ingreso a la nueva comisaría. Está de turno junto a un compañero, y el pasado 26 de junio tuvo su primera acción del barrio: asistir a una mujer a la que le robaron la cartera en la avenida Falcón.

“La gente está contenta de que estemos acá; en general, los vecinos se sienten más seguros con la presencia policial”, dijo Verón.

En la esquina de la avenida Falcón y Basualdo hay un bar tradicional del barrio, en donde trabaja Jorge, un joven encargado del local. En diálogo con LA NACION, el empleado dijo: “Cuando le robaron la cartera a la mujer, nosotros llamamos a la policía, que vino en menos de cinco minutos; la verdad, rebién. Siempre suma tener una comisaría, más cuando trabajan así, de manera eficiente”.

Los problemas de seguridad de la zona derivan de estar en el medio de dos jurisdicciones: Villa Luro es un barrio ubicado en medio del control policial de la comisaría 44, ubicada en Liniers, y la comisaría 42, que cubre la zona de Mataderos.

El caso de Daniel es paradigmático y el mejor ejemplo de esta situación; este vecino tiene una fiambrería en la esquina de Falcón y Basualdo. Allí, la reja es el límite de la jurisdicción: de la reja hacia afuera pertenece a la Comisaría 44, y hacia adentro, a la 42.

Daniel cuenta su historia entre risas y resignación: “Me robaron 18 veces en 15 años; me reuní más de una vez con los comisarios de la 44 y la 42, pero siempre se debatían quién debía actuar cuando asaltaban mi establecimiento. Supongo que tener una comisaría a menos de una cuadra va a ser un beneficio, aunque estoy cansado y, de cierto modo, resignado”.

En la esquina de avenida Rivadavia y Basualdo hubo hasta hace un año una farmacia que abandonó el barrio luego de haber sido asaltada cuatro veces en el mismo mes.

Los vecinos cuentan que Rivadavia es la vía de escape para los delincuentes que asaltan bajo la misma modalidad: arrebatos y robos a bordo de una moto.

Marta vive sobre esta avenida y es testigo de los reiterados hechos de inseguridad en la zona: “Ésta es una vía de escape para los ladrones, que se van por la General Paz. La verdad es que aunque haya ahora una comisaría tengo mis dudas de cómo puede funcionar. Ojalá que hagan algo”.

En su momento, el secretario de seguridad de la Nación, Sergio Berni, anunció la creación de la nueva comisaría en una recorrida junto a Mariano Recalde.

La llegada de la seccional tiene impacientes e ilusionados a los vecinos de Villa Luro, que esperan un servicio eficiente. Ya está todo listo para que así sea, y en los próximos días la comisaría 54 pondrá a sus agentes a disposición del barrio y de sus vecinos, que quieren sentirse más tranquilos.

berni recalde

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario