Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

Tras 14 años, condenaron a funcionarios del Gobierno porteño

Justicia.

El caso de una nena que se ahogó en una pileta.Habían dado por cumplida la inspección de seguridad del natatorio de All Boys, donde murió una menor.

florencia rombola

(CABA) Tres funcionarios del Gobierno porteño terminaron condenados por haber habilitado irregularmente la pileta de un gimnasio en el club All Boys, luego de que en 2001 muriera ahogada Florencia Moller Rombolá, de 9 años.

La Justicia confirmó la sentencia contra el ex Director de Habilitaciones Horacio Spandonari, condenado a un año de prisión y uno de inhabilitación para ejercer la función pública por abuso de autoridad. También fueron hallados responsables Nora Nigro y Carlos Mustapich, quienes aún trabajan en la Dirección de Habilitaciones porteña, y que fueron castigados con dos años de prisión y cuatro de inhabilitación por falsedad ideológica. Las condenas se debieron a que habilitaron la pileta sin haber constatado si se habían cumplido con las reformas de seguridad que se habían requerido en una inspección previa.

Mustapich también fue condenado en el juicio por la habilitación fraudulenta del boliche Beara, donde en setiembre de 2010 murieron dos jóvenes luego de que se derrumbara un entrepiso.

El caso de la pileta comenzó en febrero de 2001, cuando Florencia murió ahogada durante una clase de natación. En un primer juicio fueron condenados la profesora de natación María Cecilia Privato (tres años por homicidio culposo), la guardavidas Giselle Kamenetsky (dos años y medio), el director del gimnasio Megatlón, Fernando Storchi, y el responsable de la colonia de vacaciones del club All Boys, Julio César Giraldo.

Pero en esta segunda causa se investigó la responsabilidad del Estado en la habilitación del natatorio. Se pudo demostrar que el 7 de julio de 2000 una inspección del Gobierno porteño detectó que la pileta no cumplía con los requisitos para funcionar y le ordenó al club construir una canaleta de seguridad, poner un equipo salvavidas y señalizar las profundidades. Una segunda inspección, el 9 de enero de 2001, comprobó que Megatlón no había cumplido y le dio 30 días más para hacerlo. Justo en ese plazo murió Florencia.

Tras la tragedia, la Justicia clausuró la pileta, pero Megatlón pidió la reapertura. Le respondieron que primero debía cumplir con los requisitos pendientes, tras lo cual abrieron un expediente. Nora Nigro fue la inspectora que, en un acta si fecha, aseguró que el club había cumplido su parte, pese a que nunca pudo ingresar al natatorio porque estaba cerrado y con custodia policial. En base a ese informe de Nigro, luego Mustapich y Spandonari firmaron la habilitación de la pileta.

Comentarios

Ingresa tu comentario