Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Tomar un café en Buenos Aires cuesta lo mismo que en el Primer Mundo

El precio promedio en bares porteños se equipara a los dos euros de París, Madrid o Roma. ¿Por qué se paga tanto en Buenos Aires? Diez gramos por taza, agua a 93° y cuatro minutos de reposo. Ni más ni menos. Es el producto que más ganancia deja en cualquier bar de Buenos Aires. En la London de Avenida de Mayo y Perú, Julio Cortázar solía tomar café mientras pensaba las líneas...

El precio promedio en bares porteños se equipara a los dos euros de París, Madrid o Roma. ¿Por qué se paga tanto en Buenos Aires?

Diez gramos por taza, agua a 93° y cuatro minutos de reposo. Ni más ni menos. Es el producto que más ganancia deja en cualquier bar de Buenos Aires. En la London de Avenida de Mayo y Perú, Julio Cortázar solía tomar café mientras pensaba las líneas de Los Premios. En la Richmond, que hoy está cerrada, Jorge Luis Borges debatía sobre los grupos literarios (y rivales) de Florida y Boedo mientras lo acompañaba un pocillo blanco. Y en el Tortoni las rondas incluían a casi todos: por esas mesas, pasaron desde Benito Quinquela Martín, Juan de Dios Filiberto, Alfonsina Storni, Carlos Gardel hasta Federico García Lorca. Edmundo Guibourg, escritor y periodista, solía decir que en ese café de Avenida de Mayo compartía su pocillo con fantasmas . El café puede ser colombiano, brasileño o italiano, pero si viene en pocillo, y sobre una mesa de bar, es tan porteño como el Obelisco o como el tango. Eso sí: ahora, las largas rondas, las tertulias extendidas, y las vueltas de café sin fin ya son casi un lujo: en algunos bares de la Ciudad, el café, solo, y en pocillo, ya ronda los $ 12 en promedio . Lo mismo que en Europa… o en Nueva York.

¿Carísimo? Por lo menos… bien cargado. En el tradicional Florida Garden, de Florida y Paraguay, el pocillo cuesta $ 11. En el Tortoni, donde los fines de semana hay colas de turistas, se paga un peso más. En la Paz, en Corrientes y Montevideo, cuna de encuentros en el siglo pasado y de aquellos debates filosóficos y políticos de horas, llega a $ 13. En La Giralda, también en Corrientes, donde el punto fuerte de la carta es el chocolate con churros, un café solo cuesta $ 12. Más gourmet, en Maru Botana está a ese mismo precio. El aumento es importante si se lo compara con la convertibilidad, cuando salía 1 peso-dólar.

Entre las cadenas, Havanna ofrece un café a $ 12,50 para acompañar cualquiera de sus exquisiteces. Bonafide lo tiene a $ 11, igual que Tienda de Café. Starbucks, la gran franquicia que no para de crecer en la Ciudad –donde tiene más de 30 locales e impuso entre jóvenes sub 30 la manera de tomar café para llevar ( take away )– el espresso “la verdadera esencia del café en la forma más concentrada”, según prometen, cuesta $ 12.

Con estos precios, tomar un café en un bar porteño ya cuesta lo mismo que en París, Roma, Madrid o Lisboa. En toda Europa el precio “estándar” ronda los 2 euros . Al cambio oficial actual son poco menos que $ 12. En Nueva York, la ciudad más cara de Estados Unidos según el último informe de la consultora Mercer sobre costo de vida, un espresso italiano cuesta 3 dólares .

Claro que hay extremos: afuera del shopping Alto Palermo, sentarse a la mesa de un barcito y pedir un cortado sale un poco más: entre $ 16 y $ 17 . El mismo precio que se paga en el Hilton de Puerto Madero. En el Faena hay que desembolsar $25. De todas maneras no llega a ser el más caro del mundo: por ejemplo, en el Café de la Paix, el más famoso de París, hay que pagar ¡9 euros! por cada pocillito.

 

Nicolás Artusi, sommelier de café, explica: “El café se encareció en los últimos meses, pero también es cierto que es uno de los ítems donde ganan los dueños: es 98% agua, el resto es ganancia, de un kilo salen cien cafés. Esa rentabilidad sirve para pagar gastos fijos. Lo que está pasando es que se redujo la ganancia en otros rubros y se aprovecha en este producto. Ya no hay más mercado donde aumentar la comida, entonces se encarece el café, que también se cobra como derecho de permanencia”.

Julio Elmer Blanco, gerente de la Cámara Argentina de Café, explicó que esa entidad “no tiene entre sus objetivos establecer precios de venta de los productos” y que los valores dependen de las decisiones “de cada cafetero”. Es, en rigor, la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés de la Ciudad (que nuclea a 3.000 cafetines) la que tiene la respuesta. Luis María Peña, vicepresidente de la entidad, respondió: “Por los costos que tenemos que afrontar, la inflación, y los impuestos de la Ciudad, para ser rentable el café debería estar cómo mínimo a $ 20, o el doble”. Según explicó, hoy hay una baja en el consumo que disminuyó las ventas un 30%. “El café debería ser más caro si queremos ser equilibrados. Hoy los bares están pasando por una situación crítica por los impuestos que son exagerados, por los costos del café importado, por los salarios. Hay una creencia de que el café tiene costo mínimo para el bar, pero no es así porque hay que aplicarle todos esos gastos”, concluyó Peña. (Clarín)

Comentarios

Ingresa tu comentario