Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

“Todo lo que comí en Gran Hermano se me fue a la cola”

Romina Malaspina aseguró que sus compañeros le decían "gorda" y la condenaron por subir de peso

Romina Malaspina estuvo cuatro meses en la casa de Gran Hermano. Tras ser expulsada del reality, está buscando un lugar donde vivir en Buenos Aires y comenzó una dieta para bajar los siete kilos que subió durante su encierro.

En una entrevista con Paparazzi, la joven de 21 declaró que sufrió mucho durante las últimas semanas y explicó qué fue lo que más le molestó: “Las bromas que me hacían. Y que me hayan escondido caca debajo de la cama, fue la gota que rebasó el vaso. No podía permitir eso y reaccioné de una manera agresiva. No daba más. También me molestaba que me dijeran gorda. Me condenaron por haber subido un par de kilos. Todo lo que comí se me fue al culo”.

Comentarios

Ingresa tu comentario