Buenos Aires, 21/09/2017, edición Nº 1772

Terminan en agosto las obras de Parque Sarmiento

Para las inundaciones.

reservorio_carrousel

(CABA) Después de algunos retrasos en su concreción, para fines de agosto estará terminado el reservorio del parque Sarmiento que, en caso de desborde del arroyo Medrano, permitirá acopiar hasta 250.000 metros cúbicos de agua de lluvia que no pueda ser drenada de manera inmediata. La obra forma parte delplan para mitigar las inundaciones que en los últimos años afectaron especialmente al barrio de Saavedra.

Aunque conformes con las tareas para prevenir futuros anegamientos, algunos vecinos se quejan porque la zona de obra no está vallada y “corren peligro los chicos que juegan por allí“.

El trabajo para excavar el cuenco regulador comenzó en enero pasado y, pese a que se había anunciado que en abril estaría concluido, se prevé ahora que durante agosto quedará finalizado, según indicaron fuentes del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño.

El reservorio, en realidad, está conformado por tres depresiones de importantes dimensiones donde el agua quedará acumulada hasta que pueda escurrirse a través de un canal de conexión que ingresará a un derivador que la llevará nuevamente al curso del Medrano, que, dentro de la ciudad, corre entubado desde Villa Urquiza hasta su desembocadura en el Río de la Plata.

La particularidad de la obra es que mientras no sea necesaria la derivación de agua para los reservorios éstos podrán ser utilizados como una porción de los espacios verdes del parque Sarmiento.

Estos pozos nos permiten controlar el agua y el canal de conexión resuelve, en segunda instancia, el drenaje de los excedentes líquidos, antes de que se inunden los barrios linderos“, indicó el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chain. Y agregó: “Utilizar la plaza como reservorio natural es una de las técnicas más usadas en la actualidad. En Europa hay parques que se inundan y luego de un tiempo, tras escurrir, pueden volver a utilizarse con normalidad“.

Una de las depresiones inundables tendrá capacidad para recibir hasta 70.000 metros cúbicos de agua; otra, 60.000, y la tercera, 120.000.

El plan original sufrió algunas modificaciones en el transcurso de su implementación. Al principio, se preveía que el agua excedente desbordaría automáticamente, con el uso de válvulas, desde el Medrano hacia las depresiones, pero se modificó el proyecto para dar utilidad a un conducto ya construido -el M15-, agregaron las fuentes consultadas.

También se amplió la capacidad de cada depresión. En lugar de 150.000 metros cúbicos de líquido, los tres reservorios tomarán, según la versión final del proyecto, hasta 250.000 metros cúbicos de agua.

El subsecretario de Mantenimiento del Espacio Público, Rodrigo Silvosa, indicó: “La obra hidráulica ya terminó y está funcionando bien“. El funcionario aseguró que el trabajo en el parque Sarmiento beneficiará también a los vecinos bonaerenses, “ya que si logramos escurrir con más eficiencia el agua, la que viene de la provincia tiene más lugar para correr sin estancarse“.

La cuenca del arroyo Medrano corre a cielo abierto desde el conurbano y recién aparece entubado una vez que traspasa los límites de la General Paz, dentro de la ciudad de Buenos Aires.

Una vez que se termine de remover la tierra, las depresiones serán parquizadas. En el denominado “sector A“, que da hacia la calle Andonaegui, se construirán nuevas canchas de fútbol que antes de fin de año podrán ser utilizadas con normalidad cuando el terreno no funcione como reservorio.

En tanto, en el denominado “sector C” se diseñará un humedal que los visitantes del parque podrán recorrer a través de pasarelas, según cuentan desde Espacio Público.

Para llevar a cabo el proyecto del reservorio, ideado por la cartera de Desarrollo Urbano, pero ejecutado por la empresa que se encarga del mantenimiento y ampliación de la red pluvial porteña y que depende del Ministerio de Espacio Público, se afectaron ocho de las 70 hectáreas que tiene el parque y se invirtieron más de $ 40.000.000.

Los barrios de Villa Urquiza y Saavedra, por los que corre el arroyo Medrano, fueron los que sufrieron, junto con el barrio Mitre, las peores consecuencias de la última gran inundación en la ciudad, ocurrida entre el 1° y 2 de abril de 2013, en la que hubo seis muertos.

La construcción de los reservorios no será una solución definitiva al problema de las inundaciones. Ésta, se supone, llegará cuando se complete el plan maestro, con la construcción de los canales aliviadores del arroyo Medrano, hasta su desembocadura en el Río de la Plata.

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario