Buenos Aires, 17/11/2017, edición Nº 1829

Tensión en un restaurante tomado en Villa Crespo por una órden de desalojo

Trabajadores del restaurante Alé Alé resisten pacificamente un desalojo. (Ciudad de Buenos Aires) Trabajadores del restaurante “Alé Alé”, situado en el barrio porteño de Villa Crespo, resistieron hoy de manera pacífica el desalojo del local que mantienen tomado desde enero último para denunciar “vaciamiento empresario”, ante empleados judiciales custodiados por agentes de la Policía Federal. Los funcionarios, junto al abogado de los dueños del inmueble de la avenida Estado de Israel...

Trabajadores del restaurante Alé Alé resisten pacificamente un desalojo.

ale-ale-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) Trabajadores del restaurante “Alé Alé”, situado en el barrio porteño de Villa Crespo, resistieron hoy de manera pacífica el desalojo del local que mantienen tomado desde enero último para denunciar “vaciamiento empresario”, ante empleados judiciales custodiados por agentes de la Policía Federal.

Los funcionarios, junto al abogado de los dueños del inmueble de la avenida Estado de Israel 4503, Pablo Hoffman, mantuvieron un cruce verbal con los ocupantes, quienes fueron apoyados en el lugar por el jefe de la CTA afín al gobierno nacional, Hugo Yasky, legisladores porteños y miembros de la Federación de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados (FACTA).

El episodio comenzó a las 8.30, cuando empleados del Juzgado Civil 103 arribaron al lugar con la orden de desalojo que había emitido el magistrado Martín Christello la semana última, cuando los empleados del restaurante protestaron frente al inmueble para rechazar esa decisión.

Los funcionarios judiciales labraron un “acta”, que no fue aceptada ni firmada por los trabajadores, mientras Hoffman argumentó que el local era una “propiedad privada que sus dueños” querían “recuperar” porque acababa de ser “vendida”.

Los empleados de “Alé Alé” replicaron que ocupaban el inmueble para desarrollar sus “tareas habituales” ya que no habían sido despedidos tras haber dejado de cobrar sus respectivos sueldos en enero último, mientras recordaron que administraban el restaurante desde ese mes bajo la forma de “cooperativa”.

Argumentaron que no pagaban el alquiler del local porque la empresa propietaria tenía sus cuentas bancarias bloqueadas debido a que había incurrido en “irregularidades” y reclamaron al “juez que dé marcha atrás con la orden de desalojo”.

Volvieron a responsabilizar por la situación a “los empresarios Jorge Andino y Sergio Lipovich”, quienes estaban al frente de “Alé Alé”, además de los restaurantes “Los Chanchitos”, “Don Battaglia”, “Mangiata”, “La Soleada” y “La Zaranda”, que también continuaban esta mañana administrados por sus trabajadores producto del mismo conflicto.

Los empleados de “Alé Alé” reiteraron que, “como socios en el Grupo OJA -Organización Jorge Andino-, Lipovich y Andino gestionaron en forma fraudulenta porque vendieron acciones de los restaurantes y, al mismo tiempo, crearon una distribuidora para proveerles insumos con sobreprecios de un 300 por ciento”.

Tras sostener que “no” había “animosidad contra los trabajadores”, los funcionarios judiciales se retiraron en los mismos patrulleros que habían llegado.

“Nosotros nos vamos a quedar acá y vamos a resistir todas las veces que sea necesario, no de manera violenta sino tomados de las columnas. Queremos que nos hagan un contrato de alquiler o que se apruebe por ley una expropiación”, enfatizó el delegado Andrés Toledo, quien brindó una conferencia de prensa tras el cruce con los empleados judiciales.

El trabajador añadió que, producto del funcionamiento de la nueva cooperativa, los empleados y los proveedores del restaurante “cobraban en tiempo y forma”.

“Nada que ver con la gestión de los estafadores de Lipovich y Andino”, buscó diferenciar Toledo en la conferencia de prensa, flanqueado por Yasky y legisladores porteños como María José Lubertino (FpV), entre otros.

DyN

Comentarios

Ingresa tu comentario