Tensa reunión de diputados sobre la construcción del shopping Caballito

Tensa reunión de diputados sobre la construcción del shopping Caballito

(CABA) Vecinos de Caballito y diputados de los diversos partidos políticos se reunieron esta tarde con el subsecretario de Planeamiento Urbano, Carlos Colombo, para escuchar el proyecto del ejecutivo y presentar los proyectos alternativos que impulsan, entre otras medidas, la creación de un espacio verde.

Al inicio de la exposición los ciudadanos se expresaron acerca del emprendimiento de IRSA y alegaron que “ya tenemos un centro comercial que cuenta con 4.500 locales que emplean 30 mil personas” y aseguraron que “este proyecto viene a condenar la economía de miles de familias de la zona”, lo que además generaría un caos vehicular ya que “el transito ya está colapsado”. También destacaron que “los vecinos necesitamos espacios verdes”, entre otras cuestiones.

Por su parte, el subsecretario explicó el proyecto y resaltó que “se trata de un cambio de bases parar permitir la apertura de comercios minoristas tercerizados”, y agregó a modo de respuesta a las inquietudes de los concurrentes que “se le va a pedir al privado que solo construya 71 metros cuadrados y una altura máxima de 38 metros”.

Colombo detalló que el emprendimiento va a contar con “un 20% libre que va a incluir espacio verde, un lugar de esparcimiento y recreación”, entre otras cuestiones. A su vez, indicó que “aporta a la urbanización de la playa ferroviaria de Caballito” y que “va a estar unido con el soterramiento del tren Sarmiento”.

“Para no afectar el transito se le solicito al privado un millón de pesos para habilitar las calles linderas”, indicó el funcionario, lo que le valió varios gritos de los vecinos quienes lo tildaron de “corrupto” y de “apoyar una propuesta ilegal”.

El legislador socialista Roy Cortina anunció que “nosotros estamos en contra de la iniciativa del gobierno” y que por eso desde el bloque presentaron un texto que busca “declarar el terreno de IRSA de utilidad pública y sujeto a expropiación”.

“Queremos que en el predio se haga un mega parque” y aseguró que desde el oficialismo le “plantean que la expropiación costaría $2.200 millones de pesos”, sin embargo, el diputado aseguro que “hay presupuesto para poder afrontar la expropiación”. Por otro lado, señaló que “el objetivo del ejecutivo es que se construya el shopping” pero que no tomo en cuenta que “Caballito puede entrar en un gran problema energético por la creación de este monstruo edilicio”.

“Estamos perdiendo la oportunidad de tener un gran parque en el corazón de la ciudad”, sentenció y agregó que “por cada local que se abre en el shopping, tambalea un local de los alrededores”.

En su turno, el legislador por Bien Común Gustavo Vera destacó que le “parecen favorables los proyectos pero lo importante es archivar este proyecto ilegal y flojo de papeles”, y ataco directamente al oficialismo señalando que “estamos para legislar para los vecinos y no para legislar por IRSA”.

“Si esto no se archiva hay que presentar los papeles, tenemos que saber sobre lo que estamos discutiendo”, expresó Vera quien además resaltó que “esto agrava la situación de Caballito con respecto a la falta de espacios verdes”.

Por su lado, el diputado por el FIT Marcelo Ramal dejo en claro su apoyo hacia el proyecto presentado por los vecinos y afirmó que “si se lleva adelante el proyecto del parque público, el gobierno se tiene que poner con una cuantiosa indemnización”. Además añadió una posible solución a dicho problema y aseguró que “esta preocupación del Pro se resuelve catalogándolo como `urbanización parque`” y anunció que el FIT “va a presentar un proyecto para crear una comisión investigadora para comprobar las condiciones en las que fue comprado el terreno y sus papeles”.

El socialista Adrián Camps explicó que le “hubiese gustado poder discutir con IRSA, ya que es un emprendimiento privado, y no con el poder ejecutivo”, además de sumarse a lo que ya habían expuesto otros legisladores y los propios vecinos.

A sí mismo, el presidente del partido de la CC ARI, Maximiliano Ferraro, señaló que desde el bloque “realizamos una objeción porque está en discusión de que manera IRSA adquirió el terreno”, y que además “objetamos la ilegalidad de este emprendimiento”.

Ferraro destacó dos observaciones, la primera de ellas fue “la forma en la que se obtuvo la compra del predio en Caballito y en otras zonas de la Ciudad de Buenos Aires”, y la segunda fue la de “querer sancionar una ley con nombre y apellido, dirigida a un particular”.

“Este proyecto atenta contra un montón de cuestiones que los mismos funcionarios, en otras ocasiones, defendieron”, aseveró y agregó que “en ese barrio hay escaso suelo absorbente, y que IRSA va a generar un embudo recolector de agua”.

El legislador por el FpV Javier Andrade adelantó que desde el bloque “se va a rechazar al shopping” y que los inconvenientes con esta obra “son parte de la pesada herencia que Macri le dejo a Larreta”. Por otra parte, el diputado llamo a “los funcionarios de la oposición a que nos unamos y que aprobemos el proyecto que corresponda con los 31 votos necesarios”.

Andrade también detalló que en el caso de que se construya el centro comercial se estaría tratando de “shopping más grande de toda la región latinoamericana”.

S.C.