Buenos Aires, 20/11/2017, edición Nº 1832

Tendencias y diseño porteño en Casa FOA

La edición número 29 de Casa FOA se montó en la ex fábrica de Alpargatas en el barrio de La Boca. (Ciudad de Buenos Aires) La estandarización de la producción industrial se inundó de creatividad con la exposición nacional de arquitectura, industria, diseño interior y paisajismo Casa FOA. Este año se montó en la ex fábrica de Alpargatas, en el barrio porteño de La Boca (actualmente se llama Molina Ciudad)....

La edición número 29 de Casa FOA se montó en la ex fábrica de Alpargatas en el barrio de La Boca.

(Ciudad de Buenos Aires) La estandarización de la producción industrial se inundó de creatividad con la exposición nacional de arquitectura, industria, diseño interior y paisajismo Casa FOA. Este año se montó en la ex fábrica de Alpargatas, en el barrio porteño de La Boca (actualmente se llama Molina Ciudad). Su ubicación no fue casual: la filosofía de la muestra es revalorizar sitios históricos que constituyan un emblema de los barrios.

En esta edición (la número 29), los 7.500 metros cuadrados de la planta baja y del primer piso fueron ocupados por más de 40 espacios que tuvieron que ser resueltos en ambientes de 50 m2. En el recorrido se pueden descubrir elementos de la naturaleza resignificados en objetos (como la alfombra que imita a un montículo de césped desarrollada por Alexandra Kehayoglou); pisos y paredes revestidos en madera, y piezas de arte realizadas con elementos de la vida cotidiana, como alpargatas, cables o sogas.

Una mirada local
“Este año FOA tiene un aire especial, creo que se debe al espacio: el antiguo edificio de Alpargatas. Es maravilloso y fue un placer verlo reciclado”, comentó el diseñador Omar Farhat, director regional de DArA y organizador y director de Espacio DAR. Él fue invitado a la muestra en Buenos Aires.

Farhat recorrió los pasillos de la ex fábrica. Comentó que lo mejor que vio este año fue el uso que se les dio a los materiales nobles en las distintas creaciones. “El aprovechamiento espacial está muy bien -agregó el diseñador tucumano-; los lugares son muy espaciosos, con techos altos y mucha luz natural, cosa que no es usual en una exposición de este tipo”.

– ¿Qué se destacó en esta edición?

– Entre los espacios que mejor diseño y propuesta tuvieron te podría mencionar, en primer lugar, al auditorio de Paula Herrero, proyecto de monomaterial de melamina muy bien logrado. Luego, las oficinas y el jardín seco de Alfredo Fellinger, absolutamente minimalista y neto; el bar central de Julio Oropel (recibió la Medalla de Oro a la Arquitectura Mercedes Malbrán de Campos y el Premio Casa FOA y Masisa), una propuesta sustentable de madera reciclada y carbón vegetal. Y el loft con terraza de Judith Babour.

“En parte tiene razón. Hay mucho talento en Argentina con respecto al diseño; lo podemos ver en ferias como Puro Diseño, Casa FOA, Espacio DAR, etcétera. Pero es muy difícil producir en cantidades grandes debido a los costos, a la falta de materia prima y a la tecnología obsoleta con la que contamos a la hora de hacer una producción en serie. Nos cuesta muchísimo insertar un producto en el mercado mundial de diseño y mucho más venderlo y producirlo para poder cubrir las demandas”, aseguró el diseñador industrial Manuel Sáez en declaraciones al periodico La Gaceta.

Paravisitar
La edición 29 de Casa FOA (creada para recaudar fondos para la Fundación Oftalmológica Argentina Jorge Malbrán) pude ser visitada hasta el 14 de octubre, de 12 a 20, en avenida Regimiento de Patricios 1052, en el barrio de La Boca, Buenos Aires.

Destacados

Loft con terraza de Judith Babour
Fue diseñado con una impronta cálida, elegante y relajada para un hombre soltero de mediana edad. Se destacan la gran biblioteca y el tabique de chimenea. El espacio recibió la Medalla de Plata de Paisajismo y el Premio Casa FOA y Oster a la mejor exhibición de producto.

Comodidad y relax para dos ambientes
Breakfast, de Daniela Kalika y Licia Falicoff, presenta una original trama de color y una acertada elección del equipamiento e iluminación. El espacio recibió el Premio Casa FOA y BGH a la mejor exhibición de producto y el Premio Casa FOA y Alba Tendencias del Color 2013. La sala de baño de Angélica Campi (abajo) fue pensada para un matrimonio que dedica mucho tiempo al cuidado del cuerpo.

Estudio y oficina con colores shock
En el estudio de diseño Diana Reisfeld se destacan dos silloncitos tejidos con cables de color turquesa, coral y verde, con aires vintage. Acompañan el conjunto obras de arte en fotografías y pinturas.

El Espacio Molina Ciudad
Team Fellinger recibió la Medalla de Oro de Paisajismo y la 2ª Mención a la Arquitectura y Diseño de Interiores.

La cafetería Molina revive otros tiempos
Julio Oropel muestra una recreación moderna de los antiguos comedores de las grandes fábricas de principio del siglo XX.

 

Comentarios

Ingresa tu comentario