Teatro Cervantes: una clase sobre Renacimiento con “Leonardo. Trabajo práctico N°1”

La compañía La Arena sigue adelante con su maravillosa clase que sintetiza la ciencia del Renacimiento con la expresión artística

(CABA) El Teatro Cervantes, con su ornamentada sala María Guerrero, le viene muy bien a este espectáculo. Es un recinto hermoso enmarcando una obra de gran belleza.

Y eso que “Leonardo…” lleva recorridas varias temporadas, presentándose en escenarios de todo tipo, por todo el país.

Su director, Gerardo Hochman, dio con la síntesis justa entre las disciplinas circenses, la danza y el teatro de objetos, para sumergirnos en un recorrido a vuelo de pájaro por la vida y los inventos de Leonardo Da Vinci.

“Leonardo…” no es un trabajo de recuento científico: se trata más bien de las proyecciones de los sueños de este gran personaje de la historia universal.

Pablo Censi, Darío Diaco, Anahí Dratman, Romina Farías, Germán Fonzalida, Florencia Montaldo y Rodrigo Oses encarnan las reflexiones que el maestro florentino nos legó. Sus performances son deslumbrantes: ponen el acento en construir maquinarias conjuntas utilizando sus cuerpos, y a la vez mostrándolos con elegancia y delicadeza, revelando sus resortes, redescubriéndolos como mecanismos precisos. Exaltan la naturaleza y el poderío del hombre (y la mujer), con un espíritu renacentista, sembrado de buena fe y un optimismo sin límites en las capacidades de la humanidad.

La música, original de Sebastián Verea, es excelente, un verdadero compilado de mandolinas, laúdes y percusión, que acompaña números de acrobacia muy bien resueltos, acentuados por el diseño de luces (perfecto) y las proyecciones de fondo.

El hilo conductor son los apuntes leídos del diario de Leonardo, que inflamados de inspiración, alcanzan las alturas de la poesía.

No faltan momentos de humor ni de incertidumbre. Inspirados, ensamblados, valientes, armónicos, los miembros de la compañía La Arena cumplen el milagro de volar.

Entradas haciendo click acá. NT