Buenos Aires, 24/10/2017, edición Nº 1805

“Te traté mal y vos te mataste, fue mi culpa”.

Las palabras de Nazarena.

La actriz se lamentó por la muerte de su pareja en el momento del sepulcro.

nazarena-fabian-rodriguez

Nazarena Vélez vivió con mucha conmoción la muerte del su marido Fabián Rodríguez. En el último adiós se descompensó en medio de una ataque de nervios e incesables lágrimas y se lamentó fuertemente por lo que ocurrió con su pareja.

Al igual que ocurrió durante el velatorio íntimo que se realizó en una casa velatoria del barrio de Palermo como en el entierro, los gritos de la actriz eran constantes y evidentes. “Te amo, te amo. No hacía falta que hagas eso”, repetía una y otra vez mientras su hija Bárbariza la abrazaba también angustiada.

Nazarena caminó por el camino que la conducía hacia la parcela en la que descansa Fabián con culpa. A tal punto que, según se pudo saber, cuando llegó al lugar en el que el cuerpo fue enterrado, exclamó: “Te traté mal y vos te mataste, fue mi culpa”.

La escena era atroz, el dolor de la artista evidente. Los presentes estaban divididos entre los familiares de ella y los del difunto. “Quedate tranquila, ya vas a poder salir”, fue el consuelo que recibió de su padre. “Yo voy a poder”, respondió. Al instante, Mirtha, hermana de Rodríguez, se acercó a ella y le pronunció palabras al oído.

Otra de las hermanas del empresario, por su parte, no reaccionó de igual manera sino todo lo contrario. Al hablar con una amiga de Nazarena, con una dura expresó acusó a su cuñada como responsable de la muerte de Fabián.

Finalmente, en un estado de nerviosismo, la actriz decidió retirarse con intenciones de conducir su auto. Sin embargo, nada de eso ocurrió, se fue del lugar, en su camioneta, manejada por un amigo y en el asinto trasero con sus hijos Bárbara y Gonzalito.

 

Fuente: Teleshow.com

Comentarios

Ingresa tu comentario