Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

Suspenden la obra de Alfredo Alcón y de Ballet en el San Martín

Por falta de calefacción y agua caliente en el Teatro San Martín, anoche se suspendieron las funciones de la obra “Final de partida” y del Ballet Contemporáneo, en una situación que el ministro de Cultura porteño Hernán Lombardi, atribuyó a la “elevada precariedad” de las instalaciones del teatro, que se encuentran en el comienzo de una millonaria obra de restauración. (CABA) Justamente ayer, Lombardi y su par de Desarrollo Urbano...

Por falta de calefacción y agua caliente en el Teatro San Martín, anoche se suspendieron las funciones de la obra “Final de partida” y del Ballet Contemporáneo, en una situación que el ministro de Cultura porteño Hernán Lombardi, atribuyó a la “elevada precariedad” de las instalaciones del teatro, que se encuentran en el comienzo de una millonaria obra de restauración.

Lombardi-parabuenosaires

(CABA) Justamente ayer, Lombardi y su par de Desarrollo Urbano local, Daniel Chaín, mostraron las obras arquitectónicas a las que será sometido el edificio del San Martín.

Pero por la noche la falta de calefacción impidió que se concretara la función de “Final de partida”, que Alfredo Alcón dirige y protagoniza en la Sala Casacuberta y, además, tampoco pudo desarrollarse una de las veladas del Ballet Contemporánea ya que se había cortado el agua caliente.

Esta mañana y en declaraciones a radio Continental, Lombardi anunció que ambos inconvenientes “ya están reparados”, pero sostuvo que “todo está en condiciones de elevada precariedad”.

“Por eso -argumentó el funcionario macrista- la programación de este año es de enorme calidad artística pero no se fuerza el uso de las instalaciones” del San Martín.

El titular de Cultura de la ciudad de Buenos Aires desde 2007, señaló que “estoy por un lado con la preocupación por lo que pasa, pero con la tranquilidad de haber lanzado la obra más importante de los próximos dos años en cultura que implica desarmar prácticamente el San Martín”.

“Vamos a ponerle sus cañería, su calefacción, su electricidad, su escenotecnia, sus camarines para los actores, todo lo que es imprescindible para que funcione, en el marco de una obra compleja porque es desarmarlo y volverlo a armar”, repasó.

Lombardi indicó que “el San Martín, tiene una infraestructura que data de los 60 y el proyecto es de los 50 y nunca tuvo una reestructuración funcional a fondo. Son años y años de decadencia, de no invertir y de parches”.

En el mismo sentido y sin tomar en cuenta las denuncias por destrucción del patrimonio histórico realizada por los trabajadores del máximo coliseo argentino, Lombardi añadió que “para que se entienda, al San Martín le ocurre lo mismo que pasaba en el Colón”.

Pese a la magnitud de las reparaciones y los problemas que ello ocasiona, Lombardi sostuvo que “esta decisión de no cerrar el San Martín implica estas contradicciones, pero creemos que es la mejor decisión posible”.

“Haber cerrado el San Martín durante un año y medio hubiera sido traumático para los que amamos la cultura de la Ciudad”, evaluó durante la entrevista.

Lombardi relativizó que las instalaciones del San Martín se utilicen para actividades que no tengan que ver con la artístico y apenas deslizó que “una vez, hace tres años, se alquiló un salón, pero hay que ser bien cuidadosos con esas cosas. Entonces no se interfirió en nada con la programación del teatro”.

Pese a estos dichos, el inmueble, que depende del Completo Teatral de Buenos Aires, ha sido el centro de una disputa entre las autoridades porteñas y personalidades de la cultura en cuanto a su uso, que con la administración macrista sufrió un desmedro en su programación artística para la realización de fiestas privadas y congresos ajenos a su naturaleza.

Días atrás hubo quejas de la Asociación Argentina de Actores, de los propios bailarines del Ballet Contemporáneo y de destacadas figuras del Teatro, que suspendió funciones de su repertorio para la realización de un congreso de abogados cercanos al PRO y otro de “filosofías alternativas” liderado por el gurú Depaak Chopra.

También existe alarma por cuanto las obras que se montan últimamente en el Complejo son en su mayoría coproducciones con empresas privadas, vinculadas al oficialismo capitalino, en lo que muchos caratulan como una “privatización encubierta”.

Télam

iReader

iReader Logo

Comentarios

Ingresa tu comentario