Buenos Aires, 19/10/2017, edición Nº 1800

Suben un 9,5% las Prepagas y suspenden el paro de clínicas

El aumento, autorizado ayer por el Gobierno, se aplicará en septiembre. Así se destrabó el conflicto entre empresas y sanatorios, aunque ambos sectores advirtieron que el porcentaje es “insuficiente”. (CABA) Dos noticias: una buena y una mala. La primera: las clínicas y sanatorios suspendieron la medida de no atender a los afiliados de las prepagas que habían previsto para hoy y mañana. La otra: a partir de septiembre aumentan las...

El aumento, autorizado ayer por el Gobierno, se aplicará en septiembre. Así se destrabó el conflicto entre empresas y sanatorios, aunque ambos sectores advirtieron que el porcentaje es “insuficiente”.

Copago.prepagas.clinicas.parabuenosaires
(CABA) Dos noticias: una buena y una mala. La primera: las clínicas y sanatorios suspendieron la medida de no atender a los afiliados de las prepagas que habían previsto para hoy y mañana. La otra: a partir de septiembre aumentan las cuotas de las prepagas. Tras el anuncio de la inédita protesta de los centros de salud de todo el país, ayer a la mañana un llamado teléfonico destrabó la situación y se abrió una nueva instancia de negociación.
“Las medidas previstas quedan transitoriamente suspendidas, debido a que la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) realizó un ofrecimiento, que consiste en u n reajuste de cuotas del 9,5% para las prepagas a partir de septiembre”, confirmó a Clarín Jorge Cherro, presidente de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados (ADECRA). Y agregó: “Si bien consideramos que el monto es insuficiente y extemporáneo, evaluamos que en esta instancia de negociación que se abre, deben suspenderse transitoriamente las medidas anunciadas”.
Los aumentos, en la mayoría de los casos, llegarán con la próxima factura. Tanto para las clínicas como para las prepagas, el 9,5% autorizado por el Gobierno es insuficiente.
Reclaman el 15% a partir del 1° de septiembre, porque ese es el porcentaje de la suba salarial fijada para la primera cuota de la paritaria de Sanidad, que se firmó la semana pasada. Y afirman que es “extemporáneo” porque la semana que viene las clínicas y sanatorios ya tienen que pagar el incremento con los sueldos de agosto. La segunda cuota de la paritaria salarial es del 11% desde diciembre, pero eso, más el resto pendiente de esta cuota, se discutirá más adelante. Seguramente, después de las elecciones legislativas de octubre.
Desde el sector de las prepagas sostienen que la propuesta oficial y la buena voluntad de los prestadores sirvieron para destrabar la situación. Ahora, las partes comenzarán una negociación para determinar los nuevos valores de los aranceles y honorarios.
La protesta de los prestadores se iba a extender por 48 horas. Los afiliados de todas las empresas de medicina prepaga sólo iban a ser atendidos en caso de urgencias clínicas y quirúrgicas, incluso en las clínicas propias de las prepagas. Los empresarios justificaron la protesta en que a las prepagas aún no les ajustaron sus aranceles porque el Gobierno no les había autorizado una suba de cuotas.
En el país, el sistema de medicina prepaga tiene 4,9 millones de afiliados. Actualmente, los planes para un matrimonio tienen un costo de entre 2.000 y 2.500 pesos por mes. El último aumento de las prepagas fue en mayo pasado –también fue el primero del año–, cuando subieron un 8%. Este ajuste correspondía al año paritario 2012. Originalmente, las prepagas habían pedido esa suba en febrero, cuando se pagó la tercer cuota de la paritaria del año pasado, pero con el Gobierno se acordó un congelamiento de precios hasta abril.
Las prepagas dicen que, además de los costos salariales, tienen mayores gastos por el aumento de los insumos y equipos importados y también porque deben brindar mayores coberturas médicas, como la reciente aprobación de la ley de fertilización asistida. Y señalan que en el porcentaje de aumento que reclaman hay un 1,5% que corresponde a los costos que se suman por la nueva ley de fertilización asistida.
La medida de fuerza que ahora quedó suspendida no es la primera que adoptan las clínicas y sanatorios. En septiembre de 2012 aplicaron restricciones en la atención de los afiliados de cinco prepagas que no habían acordado aumentos: Swiss Medical, Medifé, Galeno, Medicus y Omint. La medida no se llegó a cumplir del todo y a los pocos días de su anuncio se dejó sin efecto. Días después, el Gobierno confirmó un aumento del 7%.

Comentarios

Ingresa tu comentario