Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Suben sueldo a los porteros e impacta en las expensas

Menos poder adquisitivo....

Este mes los trabajadores tendrán un ajuste salarial de 8%; hay otras causas, como mayores gastos extraordinarios y la quita selectiva de subsidios a los servicios públicos

edificios
(CABA) En la primera semana de octubre Alexandra y José se desayunaron con una noticia que por repetida no deja de ser desagradable. Las expensas en su edificio de Belgrano sufrieron el segundo aumento de los últimos cinco meses y por el departamento de 42 metros cuadrados pasaron a pagar un poco más de 800 pesos, lo que implica una suba de 62% frente a lo que venían pagando hasta mayo.

El caso de Alexandra y José está lejos de ser una excepción entre una clase media para la cual las expensas se convirtieron en una verdadera pesadilla económica. Al aumento de octubre -que de acuerdo con el consorcio puede llegar en el resumen de los primeros días de noviembre- se sumará otro en los primeros días de 2014. Detrás de estas subas se encuentran básicamente las paritarias de los encargados de edificio, aunque las entidades que reúnen a los consorcistas y propietarios de departamentos destacan que también hay otras causas que impulsan la inflación en el rubro.

El actual convenio -que fue rubricado por el Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (Suterh) y las tres cámaras que representan los intereses de los 35.000 consorcios que existen en la Capital- vence en agosto de 2014 y contempla cuatro tramos de aumentos. El primero en marzo pasado implicó un incremento del 11% en el sueldo de los encargados, este mes está llegando otro 8%, para enero está contemplada una suba del 5 por ciento y en marzo de 2014 se pagará la última cuota del 8 por ciento.

“Esto es para empezar, después seguimos con los otros gastos que impone la seguridad y el mantenimiento del edificio, los seguros obligatorios y los honorarios de administración. En muchos casos durante el último año las expensas se duplicaron porque los consorcios se tuvieron que hacer cargo de expensas extraordinarias. La explosión del edificio en Rosario impactó fuerte en el rubro y generó muchos abusos; por ejemplo, hubo edificios a los que les querían cobrar hasta 40.000 pesos por revisar las calderas”, explicó Alicia Giménez, presidenta de UCRA (Unión de Consorcistas de la República Argentina).

El cálculo que hacen en el sector es que el sueldo que se les paga a los encargados y las cargas sociales (jubilación, sindicato) se lleva entre el 50 y 80 por ciento del valor de las expensas, lo que implica el impacto en el bolsillo de los consorcistas que tiene cada aumento concedido en las paritarias. “El salario promedio del sector ronda los 4500 pesos, pero incide mucho la antigüedad. Además hay que pensar que si se suman el servicio de vigilancia 24 horas hay que pensar en otros 17.000 pesos para cubrir el turno noche y los fines de semana”, explicó Daniel Tocco, presidente de la Cámara Argentina de la Propiedad Horizontal y Actividades Inmobiliarias. A los incrementos salariales, en el último tiempo se sumaron otros ítems, como la quita de los subsidios para los servicios públicos en las zonas más exclusivas de la ciudad y la creación de nuevos adicionales avalados por el gobierno porteño, como el que comenzaron a cobrar los encargados por llevar las bolsas de basura hasta los contenedores de la vereda.

PROBLEMAS DE FINANCIAMIENTO

El aumento de las expensas fue acompañado por una suba en los índices de morosidad, lo que a su vez retroalimenta los problemas de financiamiento de los consorcios y eventualmente puede llevar a un nuevo aumento en las expensas. “Mucha gente no puede pagar las expensas con aumentos y la primera consecuencia es que se disparó la tasa de morosidad. Históricamente, el sector siempre tuvo una morosidad alta, rondando entre 10 y 15%, porque muchos propietarios demoran los pagos y después cancelan la deuda toda junta, pero ahora hay edificios en que la mitad de las unidades tienen deudas”, explicó Giménez. “Las consecuencias del aumento de la morosidad son dos. La primera es que el propietario moroso pueda perder su departamento porque se lo rematan judicialmente por no poder pagar las expensas. La segunda es el deterioro que sufre el edificio por no poder realizar las reparaciones urgentes por falta de fondos”, agrega la dirigente que representa a los propietarios.

Ante las subas de las expensas cada vez más edificios están optando por dejar de trabajar con un encargado permanente y reemplazarlo por un servicio externo de limpieza o portero “cama afuera”, poniendo en alquiler la antigua portería, aunque no todo es tan sencillo (y ventajoso) como parece. De entrada, hay que aprobar una modificación en el reglamento del consorcio con el voto unánime de todos los propietarios, a lo que se suma la indemnización del encargado.

“Optar por esta salida no es un buen negocio. Primero porque el encargado sin vivienda recibe un plus del 20% y las cifras que se obtienen por alquilar la vivienda no son altas y generalmente no superan los 1500 pesos. A cambio, los consorcios se quedan sin alguien que los ayude ante una emergencia”, admite Tocco.
fuente La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario