Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Sólo un 15% de los ciclistas usa casco

Alrededor del 41% de los que viajan en el Sistema de Transporte Público en Bicicletas (STPB) porteño dijo ignorar la disponibilidad de ese elemento en los centros EcoBici, o que no se los ofrecieron (CABA) Cada vez más personas adoptan la bicicleta como medio de transporte en la Capital Federal. Según datos del gobierno de la Ciudad, llegaron a hacerse 6500 viajes en un día en el Sistema de Transporte...

Alrededor del 41% de los que viajan en el Sistema de Transporte Público en Bicicletas (STPB) porteño dijo ignorar la disponibilidad de ese elemento en los centros EcoBici, o que no se los ofrecieron

Las_tres_ciclistas

(CABA) Cada vez más personas adoptan la bicicleta como medio de transporte en la Capital Federal. Según datos del gobierno de la Ciudad, llegaron a hacerse 6500 viajes en un día en el Sistema de Transporte Público en Bicicletas (STPB), inaugurado a fines de 2010.

Esto trae sus beneficios: es ecológico, económico y práctico; pero también genera obligaciones, para el propio ciclista, los peatones y los conductores de los otros vehículos. Un informe del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI Argentina) acaba de revelar que el 85% de los conductores de bicicletas no utilizan casco. Y de los que usan los rodados del STPB, apenas el 8% usa este elemento de seguridad.

El equipo de especialistas de CESVI recorrió 120 kilómetros de ciclovías y bicisendas porteñas con el fin de “relevar el estado de la infraestructura, evaluar la convivencia de los ciclistas con el resto del entorno vial y la adopción de los elementos exigibles por la ley para circular“. Tras encuestar a más de 1800 ciclistas, hallaron que, si bien hay más estaciones de bicing, 9 de cada 10 siguen trasladándose en bicicleta particular.

En los centros EcoBici del STPB (donde predomina el amarillo PRO) hay cascos disponibles, pero la mayoría no los utiliza. El 41% dijo desconocer que existía la posibilidad de llevarse uno a préstamo o el personal de la Ciudad no se lo ofreció. Tampoco nadie se lo exigió, a pesar de que se reparten coloridos folletos dando “consejos útiles para cuidarte a vos“. Uno de ellos dice: “Debes usar casco“.

El casco es el elemento de protección primordial con el que cuenta un ciclista. Y si bien se expresa en la Ley Nacional de Tránsito que el conductor de bicicleta debe llevar puesto un casco protector, no encontramos aún gran adopción por parte de los ciclistas“, dice el gerente general de CESVI Argentina, Marcelo Aiello. Según la asociación Luchemos por la Vida, “se ha comprobado” que el uso del casco en la bicicleta “disminuye el riesgo de lesiones cerebrales un 69 por ciento“.

El Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad enfatiza que todo conductor está obligado en cualquier circunstancia a ceder el paso a los peatones. Sin embargo –refleja el estudio de CESVI–, el 65% de los ciclistas relevados no respeta esa prioridad. Además, un 17% no transita por las ciclovías en calles donde sí existen.

Un informe de la Defensoría del Pueblo porteña sostiene que los peatones representan el 45% de las víctimas fatales de hechos viales, seguidos por los motociclistas (29%) y automovilistas (19%). Ahora crecen en número los peatones chocados por bicicletas.

Evangelina Torresi, de 31 años y vecina de San Telmo, lo sufrió hace tres años. Transitaba por la vereda que bordea el jardín de la Casa Rosada y, cuando el semáforo de Paseo Colón ya estaba en rojo, apareció un adolescente en bicicleta, que nunca frenó. “Me molestó que tenía puestos dos auriculares rosas enormes. No me los olvido más. Le dije de todo. Hasta me pisó con la rueda de adelante. Me dolió la cintura como dos semanas, con un moretón enorme. Obviamente, no usaba casco“. Y aclaró: “No estoy en contra de los ciclistas, me parece buenísimo que haya más bicisendas y ciclistas, es económico y ecológico, aunque debería prohibirse andar en bici escuchando música: es algo suicida y homicida. Pero tampoco me gusta cuando no respetan al ciclista“. Ni el uso de auriculares ni el de celular en bicicleta están actualmente legislados.

Para Néstor Sebastián, presidente de la Asociación de Ciclistas Urbanos, la diferencia entre el sistema público y el ámbito privado, es que “son pocos los que quieren usar cascos usados. Cuando te hacés socio del sistema público de bicis, firmás que conocés la reglamentación y que el casco está a disposición“. Sobre los cruces con semáforos en rojo, destaca que “sin avalar ningún cruce en rojo, hay que ver el cumplimiento de los ciclistas en esquinas muy concurridas, como Córdoba y Billinghurst, respecto de otras más tranquilas, sin tránsito pasante“. Pide más capacitación y habla de “desmitificar” cuestiones viales relacionadas a los ciclistas. Por un lado, afirma, las ciclovías “no llegan al 0,8% de lo asfaltado en la Ciudad, no generan congestión“. Y respecto de las colisiones con vehículos, “la gran mayoría son con el auto y la bici en el mismo sentido, no en cruces“.

De acuerdo al relevamiento de CESVI, los automovilistas, usualmente críticos hacia los ciclistas, demostraron no ser mejores. Más de la mitad no cumple con la prioridad de paso del peatón, y el 18% no respeta la senda peatonal al detener su vehículo.

CESVI también relevó que 4 de cada 10 ciclistas no respetan el semáforo. “Para mí, es el principal problema con los ciclistas“, estima Federico Calafate, conductor de 22 años. Vive en Palermo y se define tanto remisero (su profesión actual) como ciclista, colocándose de ambos lados a la hora de evaluar a las bicicletas y sus carriles preferenciales. “Las bicisendas sirven, pero si se las hace bien. En Palermo hay demasiadas juntas al pedo, como en Plaza Serrano“. Hasta el momento, la diagramación de las bicisendas y la colocación de estaciones fue realizada exclusivamente por el gobierno de la Ciudad, por lo que los diputados estudian la posibilidad de un proyecto donde sea la Legislatura la que diagrame un plan integral, como se hizo con el subte. Según estimó tiempo atrás el legislador Alejandro Bodart (MST), cada cuadra de bicisenda costó unos 120 mil pesos.

El informe de CESVI aborda también la situación de la infraestructura para los ciclistas, con los puntos positivos y negativos de la actual diagramación de ciclovías. Y propone “oportunidades de mejora”, como una mayor delimitación de “baldosas bicisenda”, la continuación de tramos inconclusos (los casos de Chivilcoy y Rodó), y el retiro de lomos de burro que quedaron en la calzada (ejemplo: Superí y Martínez).

Aiello agrega: “Algunos motociclistas o conductores de autos y camiones invaden deliberadamente la ciclovía, ya sea para transitar por ella, como para hacer detenciones cortas o directamente estacionar el vehículo. Otro aspecto que marcamos fue la falta de cartelería informativa para los ciclistas, sobre todo para indicar por dónde se debe continuar“.

Infraestructura: avances y deudas

El informe del CESVI aborda también la situación de infraestructura en la Ciudad. Especialmente las bicisendas. Como puntos a favor, menciona las separaciones físicas, aunque “no están en toda la extensión del recorrido”. Ejemplos: las calles Chile, Alsina y Ceretti. También destaca el estado de la calzada (salvo excepciones, como la bicisenda de Plaza Italia, que está mal reparada), la iluminación artificial, los tiempos y la prevención de siniestros viales.

Entre las limitaciones detectadas, subraya la discontinuidad en las vías de circulación (la ciclovía de Carlos Calvo llega hasta Bernardo de Irigoyen), lo que supone “un riesgo para quien no conoce el recorrido completo que va a realizar”; las vías de circulación, con sectores cercanos a los cordones donde una pendiente complica la movilidad, rampas construidas de forma clandestina y no señalizadas (Estados Unidos, esquina Saavedra); los contenedores de basura, “la queja más frecuente entre los usuarios de ciclovías”; las alcantarillas (ciclovías de calle Godoy Cruz y Coronel Díaz); los pasos a nivel y bajo nivel que discontinúan las bicisendas (Gorriti, Godoy Cruz y Ceretti); la circulación de autos, motos, peatones, vendedores y constructores por la bicisenda (calle Perón); y el cambio de sector: transitando por Virrey Liniers en el cruce con Venezuela, la ciclovía de mano izquierda se corta, iniciando el recorrido de la mano derecha.

Consejos de seguridad

Planificar la ruta antes de salir.

Utilizar siempre casco, correctamente abrochado.

Vestir ropa clara y, en lo posible, chaleco reflectivo.

No utilizar celular ni auriculares.

Anticipar movimientos utilizando los brazos y el timbre.

Respetar siempre los semáforos y señales.

De noche utilizar las luces delanteras y traseras.

No circular en zigzag ni tomado a otro vehículo.

Si no hay ciclovía, circular en sentido del tránsito.

Bajar la velocidad al llegar a una intersección y ceder siempre el paso al peatón.

Prestar atención a los vehículos estacionados y mantenerse a una distancia mayor a un metro.

Sujetar el manubrio con ambas manos y con la derecha mantener el dedo índice y el mayor apoyados en el freno.

No transitar por las veredas que no posean bicisenda. Sólo los menores de 12 años pueden hacerlo por las veredas convencionales. Por la calzada sólo pueden ir acompañados por un mayor.

Fuente: Infonews

Comentarios

Ingresa tu comentario