Buenos Aires, 22/07/2017

Sólo se podrán pagar los parquìmetros con la tarjeta SUBE

La Ciudad planea recambiar todo el sistema para fin de año. Las grúas también llegarán a los barrios.

(CABA) El estacionamiento medido en la ciudad podría sufrir un cambio radical en los próximos meses: el gobierno porteño pretende instalar parquímetros en los que se podrá pagar únicamente con la tarjeta SUBE como parte de la modernización de un sistema que funciona al filo de las irregularidades. Éste será el principal punto del nuevo llamado a licitación al que debió recurrir la Ciudad como consecuencia de las sucesivas trabas en la Justicia que obstaculizaron la puesta en marcha de la postergada regulación.

Así se eliminará la posibilidad de pagar la tarifa con efectivo, tarjeta (crédito o débito) o fichas, como lo establecían las condiciones del pliego anterior. Las máquinas, además, serán estaciones de recarga de la SUBE mediante tarjeta de crédito y débito.

Los cambios forman parte del nuevo proyecto que el gobierno porteño enviará a la Legislatura para que sea tratado por los diputados. Si se aprueba, reemplazará a la ley 4888, sancionada en 2013 y frenada por dos recursos de amparo solicitados a la Justicia, con la que se pretendía ampliar el estacionamiento medido a más barrios.

En toda la ciudad hay 334.654 lugares para estacionar, de los cuales 4000 están regulados con parquímetros en las comunas 1 (Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, San Telmo, Monserrat y Constitución), 2 (Recoleta), 3 (Balvanera y San Cristóbal) y 14 (Palermo); en ellos se puede permanecer hasta cuatro horas. La aplicación de un nuevo sistema contempla ampliarlo a 86.768 plazas.

En una primera etapa se instalarán 2000 parquímetros en los que también se podrá abonar con una aplicación móvil. “Entre el 70 y el 80% de las operaciones en el mundo se hacen en las tickeadoras; el resto a través de apps”, explicó ayer el secretario de Transporte y Tránsito de la ciudad, Juan José Méndez. Los usuarios deberán ingresar el número de patente del vehículo en las nuevas máquinas, que emitirán un ticket, y no será necesario colocarlo en el vehículo. El control de los inspectores será electrónico. Según el funcionario, poner en marcha el nuevo sistema demandará entre seis y nueve meses, incluyendo el tratamiento del proyecto en la Legislatura.

Las empresas Dakota-STO y BRD-SEC concretan entre 10.000 y 12.000 acarreos mensuales cada una (cuesta $ 580) y a cambio pagan un canon mensual de $ 55.000. Ambas funcionan con contratos vencidos desde hace 15 años. En este punto se encuentra otra de las modificaciones del sistema, ya que los concesionarios recibirán un pago por el servicio prestado y el resto de la recaudación ingresará a las arcas del gobierno.

El nuevo proyecto seguirá contemplando la división de la ciudad en cinco zonas, que serán controladas por cinco empresas diferentes. Además, se instalarán entre ocho y diez playas de acarreo para favorecer una distribución más efectiva de los vehículos (en la actualidad hay tres predios). Los lugares ya habían sido definidos cuando se votó la ley 4888, pero las direcciones podrían cambiar. Quienes deban retirar un automóvil podrán consultar a la línea telefónica 147 para saber dónde hacerlo.

Aún no están estipulados los costos que tendrán los usuarios para estacionar en la vía pública, pero se puede adelantar que habrá un aumento en la tarifa (hoy vale $ 4 la hora).

Comenzará a regir la figura del residente para los vecinos que posean un vehículo que podrán registrar online con los datos del ABL y la patente (no se podrá anotar más de uno). Se aplicarán tres tarifas: la progresiva 1 (zona de mayor densidad), en la que la tarifa aumentará con el correr de las horas y el residente abonará el 50%; la progresiva 2, en la que el residente podrá estacionar gratis y quien esté de paso pagará una tarifa que se elevará cada hora, y la simple, con un único monto por hora y en la que el residente no pagará.

Hasta que se ponga en marcha el nuevo sistema, la Ciudad intervendrá en cuestiones administrativas de las empresas para garantizar el servicio. Además, desde la semana próxima, antes de acarrear un vehículo los inspectores lo registrarán fotográficamente, para no dejar dudas de su estado y el lugar prohibido donde estaba estacionado.

(Fuente: La Naciòn)

Comentarios

Ingresa tu comentario