Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

Solo el 10% de los veraneantes se “desconecta”

  Así lo establece los resultados de una encuesta a 900 adultos mayores de 18 años de vacaciones.   “Sólo el 10% se olvida de los emails y de dejar el celu apagado”. Afirman que en los primeros días de descanso, el 70% sigue pensando en el trabajo. El 34% utiliza Internet igual que el resto del año. Dos de cada diez prefieren no hacer nada. Pocos eligen ir a...

 

Así lo establece los resultados de una encuesta a 900 adultos mayores de 18 años de vacaciones.

 

“Sólo el 10% se olvida de los emails y de dejar el celu apagado”. Afirman que en los primeros días de descanso, el 70% sigue pensando en el trabajo. El 34% utiliza Internet igual que el resto del año. Dos de cada diez prefieren no hacer nada. Pocos eligen ir a bailar y son menos los que van al cine.

 

Para muchos, es la mejor estación porque suele ser sinónimo de vacaciones y diversión, de relax y entretenimiento. El verano se presenta como una gran oportunidad para descansar, sacudirse problemas, liberarse de ataduras, y cambiar de aire. Sin embargo, son muy pocos los que logran “desenchufarse” por completo.

Según una investigación de la consultora Mindshare sólo una de cada diez personas abandona la rutina de revisión de emails en verano y un 34% asegura utilizar Internet en la misma medida que el resto del año, y el 14%, aun más.

 

Los resultados arrojados por el estudio en el que se encuestaron 900 personas mayores de 18 años, demuestran que sólo el 10% de los personas deja de chequear los emails durante sus vacaciones, mientras que sólo un 13% deja de usar Internet, un 41% afirma chequear los mails con el misma asiduidad del resto del año y un 10% lo hace más que lo habitual. A su vez, un 40% destacó usar menos Internet en verano.

 

“En vacaciones hay una tendencia generalizada a llenar la agenda de paseos y compromisos sociales, dormir poco y comer sin frenos, cambiando sólo el tipo de compromisos que se adoptan pero no el extenuante esfuerzo que requieren los mismos”, dice Fernando Taragano, psiquiatra, gerontólogo e investigador principal del CEMIC. Por su parte, Jorge Rovner, presidente de la Asociación Argentina de Piscoterapia Zen, advirtió sobre las dificultades de la gente para relajarse y conectarse con lo esencial de sí mismos.

“En nuestra experiencia, no menos del 70% de las personas laboralmente activas continúa pensado en sus obligaciones laborales al menos los 4 o 5 primeros días de haber iniciado sus vacaciones.” Durante el verano 2011, el 54% de los encuestados viajó a algún sitio a vacacionar, de los que casi la mitad se fue entre ocho y 15 días y alrededor del 20%  lo hizo por más de 15 días. Las semanas demandadas por el 76% son las dos quincenas de enero o la primera de febrero.

 

Sin importar cuál fuera el lugar elegido para veranear, hay quienes prefieren aislarse en el consumo de Internet, pero otros también prefieren las actividades nocturnas o al aire libre. El 60% de los encuestados dijo que lo que más le gusta es ir a la playa, el 55% dijo que lo que prefiere es salir a cenar y sólo un 25% elige la lectura de libros y revistas como uno de los mejores planes de verano.

 

 

 

 

 

 

 

 


Comentarios

Ingresa tu comentario