Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Soledad Villamil: “Nunca canté en un acto del Gobierno”

  La actriz y cantante cuenta que lanzó su tercer disco y regaló un CD a Ricardo Darín. Además, aclara que, aunque apoya al Gobierno, nunca cantó en un acto oficial. (Ciudad de Buenos Aires) Multifacética. Madre de dos hijas, esposa de Federico Olivera, cantante y actriz. A los 43 años, Soledad Villamil se siente plena y feliz al convivir con la actuación y la música. La actriz acaba de...

 

La actriz y cantante cuenta que lanzó su tercer disco y regaló un CD a Ricardo Darín. Además, aclara que, aunque apoya al Gobierno, nunca cantó en un acto oficial.

soledad-villamil-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) Multifacética. Madre de dos hijas, esposa de Federico Olivera, cantante y actriz. A los 43 años, Soledad Villamil se siente plena y feliz al convivir con la actuación y la música. La actriz acaba de lanzar su tercer disco solista, Canción de viaje, mientras que en los cines se proyecta Todos tenemos un plan, con Viggo Mortensen. La actriz brindó una entrevisa al diario Perfil en la que confesó: “Me completa convivir con mis dos pasiones”.

“Este disco y los anteriores son el fruto de estos años de desarrollo en mi faceta de cantante. Es importante tener un tercer CD, es la expresión de un camino que se va desarrollando y siento que me da mucha felicidad, me completa artísticamente y expresivamente”, responde sobre su flamante disco que coprodujo con Alfiz (sello que lo edita) y Sony (encargada de la distribución).

—Varios colegas tuyos se dedican a cantar: Torres, Darthes, Innocenti… ¿Qué les da la música que la actuación no?
—Yo no me puse a hacer música porque sintiera insatisfacción actoral. Sigo trabajando como actriz, no es que una cosa suplantó a la otra. La música es más propia, puedo hacerle un lugar a lo que quiero contar, algo muy distinto a lo pasa con una película, donde me traen un guión y me entrego al director. Acá cuento mi propia historia sea cantando, escribiendo o componiendo. Es un espacio de mucha libertad expresiva.

De los diez tracks, Villamil compuso cuatro y se adentró en la trova cubana de Pablo Milanés y también en la música chilena de Violeta Parra. “Hace un tiempito que decidí meterme en otros géneros. De qué callada manera de Milanés es un tema que siempre escuché, pero no lo podía introducir porque mis CD anteriores eran de tango”, cuenta la actriz-cantante que cantará el 20 y el 27 de octubre en La Trastienda, recorrerá el país y en 2013 quiere llevarlo a España.
Villamil dice que desde chica la música estuvo presente en su casa. El padre es un melómano que tocaba el piano y la guitarra mientras que su madre es profesora de danza. “Podíamos escuchar desde Joan Manuel Serrat a Egberto Gismonti –revela–. Siempre fueron curiosos y para mí fue un estímulo que me abrió la cabeza.”

—¿Llevás la música a tu camarín cuando estás rodando? ¿Se la hiciste escuchar a Darín y a Mortensen?
—Sí. Me gusta regalar un disco, es una buena manera de que el otro te conozca en otra dimensión, dice mucho de la persona, por dónde pasan sus gustos y su sensibilidad. Viggo me regaló también uno suyo que había hecho.

En pareja con Federico Olivera, la cantante recién llega de promocionar su disco en España. Sobre la crisis en la Madre Patria dice que “sentí que les está pasando lo mismo que nos pasó en 2001, pero más amortiguado por el apoyo de países poderosos. La crisis del capitalismo en Europa está tocando fondo y es una vergüenza que lo único que piensan es en represión, como pasó esta semana”.

Mientras la protagonista de El secreto de sus ojos habó con Perfil, Cristina Fernández daba un discurso en la Universidad Georgetown de Washington: “Me parece interesante lo que dice, mientras que otros presidentes me daban vergüenza cuando hablaban en foros internacionales”, contesta y cuenta que nunca cantó en actos oficialistas: “Habré cantado pagada por algún municipio, y creo que ninguno era oficialista. No tengo presente haber cantado en ningún acto de acción política. Y si me convocan para que le cante a la gente, voy”.

Sin TV ni teatro

Locas de amor (2004), donde componía, justamente, a una psicótica, fue lo último que hizo Villamil en Pol-Ka, es decir en El Trece del Grupo Clarín. “Adrián (Suar) me llamó y hablamos varias veces, pero nunca concretamos por dedicarme a la música, lo que requiere salir de viaje –afirma–. Tampoco hice teatro. Me llegan guiones también pero no puedo abrir la puerta.” La actriz dice que no mira televisión, pero sabe que Graduados es el éxito de este 2012 que destronó a ShowMatch: “Me parece buenísimo. Siempre me resulta más entretenido que me cuenten historias a que me muestren culos. Me encanta que a la gente le pase lo mismo”.

 

Comentarios

Ingresa tu comentario