Buenos Aires, 24/09/2017, edición Nº 1775

Sin permiso, intervienen con graffities el 70% de los vagones de la red de subtes

La línea A es la más afectada, y la H, la única que no ha sufrido ataques. Las bandas ingresan por las noches en los talleres. Desde Metrovías dicen que no pueden limpiar las unidades, y sólo despejan las ventanas. (Ciudad de Buenos Aires) Desde el comienzo del conflicto por traspaso, los usuarios del subte porteño sufrieron aumentos de pasajes, paros y la quita de circulación de más de veinte...

La línea A es la más afectada, y la H, la única que no ha sufrido ataques. Las bandas ingresan por las noches en los talleres. Desde Metrovías dicen que no pueden limpiar las unidades, y sólo despejan las ventanas.

(Ciudad de Buenos Aires) Desde el comienzo del conflicto por traspaso, los usuarios del subte porteño sufrieron aumentos de pasajes, paros y la quita de circulación de más de veinte trenes. A esos problemas se sumó uno nuevo: los graffiteros taparon con pintura la mayor parte de las formaciones, y en algunas ya no se puede ni siquiera ver a través de las ventanillas.

Según informó la concesionaria Metrovías, de los 563 coches que circulan diariamente por la red, 399 ya están intervenidos. En otras palabras: el 71 % de los vagones están casi completamente tapados con aerosol. ¿La causa? La empresa redujo los gastos al máximo para atenuar el rojo financiero que asegura tener por la quita de parte de los subsidios que recibía, y lo primero que recortó, a principios de año, fue la limpieza exterior de las formaciones. Y los artistas del callejeros aprovecharon.

“Intentamos mantener despejadas las ventanas y el número de formación que es importante por cuestiones operativas, pero no tenemos los recursos para limpiar el resto. Preferimos concentrar todos los fondos en mantener el sistema funcionando y seguro”, indicaron fuentes de Metrovías. Pero ese objetivo de mínima no se logró en todos los casos.

La línea más afectada es la A, en donde el 90 % de sus 119 coches están pintados, algunos en su totalidad. El agravante es que allí funcionan los legendarios trenes La Brugeoise, próximos a cumplir cien años, y con gran valor histórico. La línea B, por su parte, tiene pintados 100 de sus 126 coches (el 80%). La D, el 64 % y la E, el 60 %. La única que se salvó fue la H, donde los graffiteros no han descubierto aún la forma de entrar a sus cocheras.

Las pintadas siempre fueron un problema en el subte: desde hace años los grupos de graffiteros se meten en los talleres o las cocheras de noche, burlan a los guardias y en minutos cubren trenes enteros. La diferencia es que hasta el año pasado la pintura era removida apenas se detectaba la intrusión, y generalmente los vagones no permanecían intervenidos durante más de un día.

Comentarios

Ingresa tu comentario