Buenos Aires, 22/11/2017, edición Nº 1834

Sin monedas ni fichas para estacionar el auto en la Ciudad

(CABA) No hay distinción de barrio ni franja horaria. Estacionar en la calle se vuelve una tarea cada vez más difícil. Y a los problemas habituales por la cantidad de autos y la escasez de espacios, ahora se sumó uno nuevo para conseguir fichas o monedas para las tickeadoras. En barrios como San Telmo o Recoleta, donde funciona el sistema de estacionamiento medido, se ve a automovilistas recorriendo kioscos habilitados...

estacionamientomedidoros

(CABA) No hay distinción de barrio ni franja horaria. Estacionar en la calle se vuelve una tarea cada vez más difícil. Y a los problemas habituales por la cantidad de autos y la escasez de espacios, ahora se sumó uno nuevo para conseguir fichas o monedas para las tickeadoras.

En barrios como San Telmo o Recoleta, donde funciona el sistema de estacionamiento medido, se ve a automovilistas recorriendo kioscos habilitados para vender los cospeles, que se volvieron aún más codiciados desde que en julio la hora se fue a $ 3 y reunir la cantidad de monedas necesarias para depositar en las máquinas tampoco es fácil.

La verdad es que desde el aumento en julio se complicó todo. Estacionar tres horas me sale $ 9 y las monedas son casi imposibles de conseguir, por lo que tengo que andar buscando fichas, que venden en muy pocos lugares; o los que venden, no tienen. Me pasó ya un par de veces que no conseguí la ficha y tampoco monedas y tuve que volver al auto a buscar una calle sin parquímetro. Terminé pagándole a un trapito y caminando un montón de cuadras para llegar a mi trabajo”, contó un automovilista, Federico Lorenzo. Y agregó: “Sería bárbaro que actualicen las máquinas, que las unan con la SUBE o algo electrónico, porque si encima sigue aumentando, va a ser más problemático todavía ”. “Las fichas se terminan muy rápido; las monedas siempre fueron un tema, pero ahora con el aumento la gente prefiere pagar con billetes. También hay más autos que el año pasado y eso se siente”, explicó la encargada de un kiosco en San Telmo.

Con el aumento del 114% no sólo cambió el precio, que pasó de $ 1,40 la hora a $ 3, sino también la duración de las fichas: mientras que un cospel servía para dos horas y diez minutos, hoy cada uno sólo sirve para pagar una hora. Estas serían las dos razones por las que hay faltante de fichas. Sin embargo, desde la empresa SEC (la otra es STO), una de las firmas que, pese a que tiene el contrato vencido opera el sistema de estacionamiento y grúas y distribuye las fichas, afirman no tener faltantes de ningún tipo y aseguran que operan normalmente. Incluso, aducen que si faltan cospeles eso “depende de los kioscos”, que son quienes piden la cantidad que desean recibir para comercializar.

Otro problema al que se enfrentan los automovilistas es que muchas de las tickeadoras están fuera de servicio o tienen un funcionamiento irregular: “Siempre que vengo a Recoleta tengo problemas para estacionar. Ya sea por el lugar o porque hay máquinas que no funcionan. En tres cuadras hay tres que no funcionan y hay que ir recorriendo hasta dar con alguna, y encima te tenés que apurar, porque mientras buscás dónde conseguir un ticket o monedas, quizá te lleva el auto la grúa”, se quejó otro automovilista, Daniel Gallo. “A veces no funcionan, o si andan, no aceptan todas las monedas. También, muchas tickeadoras no reciben las de dos pesos, o si la moneda está un poco dañada tampoco la leen, así que el problema es más grande todavía”, contó Marcela Gutman mientras hurgaba en el fondo de su cartera en busca los $ 6 pesos en monedas que le permitieran pagar el estacionamiento durante dos horas.

Según explicaron desde el Gobierno porteño, la función del estacionamiento medido es ordenar el tránsito en las zonas del Centro de la Ciudad –ampliando los espacios de estacionamiento tarifado– y así permitir la rotación de vehículos estacionados en la vía pública y mejorar la circulación.

El problema del estacionamiento crece en la Ciudad y, según los cálculos oficiales, uno de cada tres autos no tiene lugar. El parque automotor porteño creció casi un 35% en los últimos quince años y se estima que cada día ingresan a la Ciudad 1.300.000 vehículos. A la falta de lugares se suma al costo de los garajes, que en el Centro porteño ya cobran hasta $ 30 por hora.

La Capital tiene 8.000 lugares disponibles para estacionamiento medido. Son los espacios para los que los automovilistas necesitan tickets. Por falta de fichas y monedas, cada vez se hace más difícil conseguirlos.

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario