Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

Silvia Süller quiere reconquistar a Silvio Soldán: “Es mi gran ilusión, mi sueño”

Tras la muerte de su exsuegra, la mediática habló sobre la relación que tiene con el padre de su hijo menor en su debut en Cuestión de Peso.

(CABA) Por historia, carisma y presencia escénica, el debut de Silvia Süller (60) en Cuestión de Peso fue anunciado como el de una verdadera figura estelar. “Estoy feliz, feliz de estar con todos. Gracias a todos, chicos. Gracias, gracias, gracias. Al público, un beso grande porque voy a estar aquí hasta la eternidad, ja, ja”, saludó con humildad y entre risas la mediática que atraviesa un complejo presente económico y familiar.

“Desde ayer estoy feliz, chicos. Vuelvo a nacer”, completó la rubia con una enorme dosis de ironía. Es que, si bien es cierto que el martes firmó su contrato con la productora televisiva, coincidió también con el fallecimiento de su exsuegra, Tita Soldán (102). Aunque cuando los panelistas de CDP especularon al respecto, Süller lanzó: “No pongan en mi boca palabras que yo no dije”. Al mismo tiempo, la blonda aplaudía y bailaba exultante frente a la cámara.

Cuando Fabián Doman puso en contexto lo que sucedió con la mamá de Silvio Soldán (82), Silvia se puso más seria y reflexionó: “Es la vida, chicos. Todos nos vamos a morir. Tenemos fecha de vencimiento. Dije que me saqué un peso de encima porque me llamaron ustedes”. Más tarde, el conductor le preguntó si su idea de ponerse a punto con su físico podría ser para reconquistar al padre de su hijo menor, Christian Soldán (25). Tras un silencio incómodo, ella afirmó: “No, no… Es mi gran ilusión, mi sueño. Desde que me separé hace 25 años, nunca tuve la oportunidad de encontrarme una sola vez con él, hablar. Y tenemos un hijo… Me mudé a seis cuadras de la casa de él, a propósito, para ver si nos cruzábamos. Y nos cruzamos, pero no hablamos. Lo he llamado muchas veces, pero siempre está apurado y corta”.

Más tarde, Silvia Süller se enfocó en la relación con su hijo, a quien no ve hace ocho años: “Quisiera recuperar la relación con mi hijo. Lo quiero, lo amo y siempre lo tengo en el corazón. Tengo un nieto que no lo conozco”.

En cuanto al reality propiamente dicho, Süller ingresó con un peso de 89.9 kilos, y medidas 1.70 metros, 120 de busto, 95 de cintura y 114 de cola. Y durante el desarrollo del programa, no se privó de “acosar”a Sergio Verón, e intercambió pirotecnia verbal con sus flamantes compañeros. NR

Fuente: ciudad.com

Comentarios

Ingresa tu comentario