Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

Siguen los conflictos en la manzana del polémico estadio de Balvanera

A pesar de que sobre el predio pesa una clausura, allí funciona un complejo de canchas de fútbol. Los vecinos se quejan de los ruidos y la intensa iluminación hasta altas horas de la madrugada.

(CABA) La manzana de Balvanera donde un grupo empresario pretende construir un estadio para 18.000 personas sigue generando conflicto. Desde hace un mes, a pesar de que sobre el predio pesa una clausura, allí funciona un complejo de canchas de fútbol 5 y 9. Y los vecinos se quejan porque tienen que convivir con ruidos y una intensa iluminación hasta altas horas de la madrugada. Esta semana, presentaron una denuncia en la Comisaría 8°, que le dio intervención a la Fiscalía de la Ciudad.

La manzana de la polémica está delimitada por las avenidas Belgrano y Jujuy y las calles Moreno y Catamarca. En el barrio cuentan que allí construyeron entre 7 y 8 canchas descubiertas de césped sintético y, además, pusieron una confitería donde se expenden bebidas alcohólicas.

“Las canchas se alquilan por entre $ 700 y $ 2.000, según si son para 5 o 9 jugadores. La gente juega al fútbol hasta las dos o tres de la madrugada y después se queda en las esquinas tomando cerveza, a veces toda la noche. A la mañana siguiente en la calle hay una mugre impresionante. Y es imposible dormir, porque instalaron unas luces muy potentes y parece de día. Además, hay mucho ruido, porque se oyen gritos y cantitos todo el tiempo. El viernes hasta tambores hubo. Encima todas las veredas están destrozadas”, se queja Alberto Aguilera, que el lunes presentó la denuncia policial en representación de “Manzana 66 Verde y Pública”, la organización vecinal creada para impulsar los reclamos contra el proyecto del estadio.

Ahora la denuncia está en manos de la Fiscalía Contravencional y de Faltas porteña N° 20, a cargo de Juan Rozas. Este fiscal ya ordenó que la policía vaya al lugar para corroborar si se están cometiendo las contravenciones de ruidos molestos y ensuciar bienes.

En 2011, un grupo empresario comenzó a comprar los edificios de la manzana de Belgrano y Jujuy y los fue demoliendo hasta dejar un enorme terreno baldío. Detrás del proyecto estaba Ake Music, que con una inversión de 120 millones de dólares pretendía hacer un estadio tipo arena. El espacio iba a utilizarse para recitales, deportes y espectáculos de todo tipo, y contaría con tres subsuelos de cocheras, un hotel cinco estrellas, locales comerciales y restaurantes. “Uno podrá pasar por la puerta y no saber que adentro está tocando una banda porque será insonorizado y sin vibraciones”, había prometido Aquiles Sojo, de Ake.

Pero la zonificación de la manzana (R2aII y C31) sólo habilita el uso del suelo para hacer viviendas o locales. Para poder hacer un estadio, hace falta que la Legislatura apruebe una modificación del Código de Planeamiento Urbano para rezonificar el área. Esto requiere un procedimiento de doble lectura, por lo que la iniciativa debe ser aprobada dos veces en el recinto, y entre ambas votaciones tiene que ser sometida a una audiencia pública.

Los vecinos siempre se opusieron a la construcción del estadio, porque sostienen que atraerá un flujo de público que sería muy perjudicial para la zona. Por otra parte, el Ejecutivo –que inicialmente acompañó el proyecto, jamás llegó a presentar el plan de rezonificación.

Mientras espera la definición de la situación, el grupo empresario decidió ocupar temporalmente el terreno con otra actividad. Y según fuentes del barrio, lo alquiló por tres años para que funcione el complejo de canchitas de fútbol. La obra para hacer estas canchas empezó en marzo y fue clausurada poco después por la Agencia Gubernamental de Control por no tener los papeles en regla. Aún así, los operarios siguieron trabajando, pero con una denuncia policial los vecinos lograron que les hicieran un acta por violación de clausura.

A pesar de todo, la obra continuó ilegalmente y las canchas fueron inauguradas hace poco más de un mes. En la Agencia Gubernamental de Control ayer confirmaron que hubo dos clausuras y que una de ellas no fue levantada. Y Aguilera advierte: “No sabemos si el complejo está habilitado, porque hay hasta caños de desagüe al aire”.

El conflicto se da en el marco de la falta de espacios verdes en Balvanera.

El año pasado, los vecinos presentaron su propio proyecto ante la Legislatura, para que la Ciudad expropie el predio y construya una plaza, un polideportivo para las escuelas públicas de la zona, una sede para el Conservatorio Manuel de Falla y un centro educativo y cultural. Esta iniciativa fue tomada por legisladores de los bloques K, el Frente de Izquierda, Unen y Bien Común, pero tampoco avanzó.

terreno canchas

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario